Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Delirios de grandeza

    Por supuesto que no se va a parar la Historia si el Congreso de los Diputados decide posponer para años más boyantes el retrato de su ex presidente José Bono. Más bien, creo que la Historia se lo va a agradecer dado que la mayoría pasa por un momento no tan histórico, dígamos que desgraciado. Pero los delirios de grandeza son capaces de trastocar cualquier visión objetiva de la realidad: el erario público va a tener que pagar 94.000 euros al artista Bernardo Torrens para que haga un retrato de este individuo tan modesto y siempre preocupado por el protocolo social, ya sea con la Iglesia o con sus amigos de la farándula más casposa.

    En el mismo capítulo de las ambiciones personales, también está Manuel Marín, otro ex presidente de la Cámara, socialista, que se ha decantado en lo de pasar a la posteridad por una fotografía, en este caso de García Rodero, por la que hay que abonar 27.000 euros de nada.Es acojonante, por no decir decepcionante, el rigor con que sus señorías o exseñorías se dedican a merendarse el déficit cuando la nevera sólo admite congelados.

    Estos dos retratados deberían tomar ejemplo de su compañero Juan Fernando López Aguilar. El eurodiputado socialista, exministro de Justicia, se curró un retrato de medio cuerpo, de corte expresionista y con gran detallismo en las puñetas y condecoraciones del atuendo ministerial. Sea bueno o malo (a mi me pareció excelente), lo cierto es que la obra de arte le salió gratis al Estado.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook