Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 07
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El ciberespacio llega a Macondo

    Igual que el hielo, el gramófono, el cine, el imán... Igual que todos estos inventos, hoy llega al lugar de los Buendía la era de Internet. Gabriel García Márquez cumple 85 años y 'Cien años de soledad' se puede adquirir para leerla en una pantalla.

    El lazo que cerraron José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán se anuda aún más para convertirse en táctil, ordenado en una pantalla, con la misma portada fetiche del viejo galeón enredado en la selva, pero sin hojas de papel, sin manchas de grasa, sin restos de arena entre el cosido. Así, con la misma imagen de la primera edición (Buenos Aires 1967), ha sido puesta a la venta en versión digital por Leer-e y Mondadori, bajo la supervisión de Carmen Balcells. El mítico Macondo de Cien años de soledad, fugado ahora de las bibliotecas, deja tras de sí una estela de melancolía entre los devotos de una obra literaria que algunos han convertido en inseparable.
     

    El catedrático y escritor Juan Manuel García Ramos es uno de ellos. Al Premio Canarias de Literatura le coge el cumpleaños del Premio Nobel colombiano en su aula de La Laguna, precisamente con Cien años de soledad sobre la mesa. Ama la novela en la que el incesto parió una criatura con rabo de cerdo, y prueba de ello es que es dueño de al menos diez ediciones diferentes. "Yo estoy con Harold Bloom. En lengua española, la cumbre está en El Quijote y Cien años de soledad. Hablamos de una obra que anda por los 40 millones de lectores. Me gusta que la edición en digital aparezca bajo el cuidado de Carmen Balcells, porque ello contribuye al buen formato, al tipo de letra, a que la novedad, en definitiva, no afecte a este gran libro", afirma García Ramos.
     

    El autor de 'El guanche en Venecia' reconoce, no obstante, que un episodio como este, que revuelve tanto las afinidades literarias, introduce la inevitable melancolía, y quizás hasta la autodefensa frente a la vorágine tecnológica. ¿Cómo lo interpreta? "Podría ser hasta el desembarco de un nuevo invento en Macondo, llegado de la mano de los gitanos", subraya. Igual que lo fue para Aureliano la visión de los enormes imanes que arrastraba Melquiades, y que alborotaban calderos y arrancaban de cuajo los clavos de la casas de madera.
     

    El poeta y crítico Lázaro Santana viaja con la memoria hasta Nueva York, en la década de los sesenta, para atrapar un ejemplar de Cien años de soledad en la librería Las Américas. "Fue deslumbrante, tanto que compré muchas cosas en castellano que estaban allí. Curiosamente, cuando la volví a leer no me provocó la misma sensación. Pero es lógico, nunca puede ser igual a la primera vez. Ya hay más lecturas, otros autores, otras inclinaciones", subraya el escritor.
     

    ¿La leerá en digital? Lázaro Santana está de acuerdo con el hecho de que la digitalización de Cien años de soledad nos muestra, claramente, "el transcurso de la vida. Todo los libros, buenos y malos, acabarán en digital, pero al hombre acostumbrado al papel le costará adentrase en esa perspectiva. No es lo mismo. Pero no cabe duda de que sí, que es un acontecimiento que un libro tan conocido pueda ser adquirido para leerlo en pantalla".
     

    El periodista y escritor Juan Cruz recuerda que Gabriel García Márquez fue uno de los primeros en usar el ordenador, con alguna que otra anécdota del robo del soporte informático de una de sus novelas. El autor de Muchas veces me pediste que te contara esos años, entre otros títulos, razona desde Madrid sobre el desembarco de Cien años de soledad en la era digital. "Lo sustantivo es la lectura, es decir, leer es leer, y lo demás es adjetivo". Es su respuesta a un supuesto boom alrededor de la novela, producto de su nacimiento a las tabletas. "Estoy con Nicholas Carr en el sentido de que la lectura en papel procura más concentración, mientras que en el caso de los soportes digitales hay una amplificación de la distracción", afirma. Juan Cruz, que ha entrevistado en varias ocasiones a Gabriel García Márquez, contesta a la petición de una anécdota sobre estos encuentros. "Yo le dije: 'Gabo, no quiero morirme sin hacerte otra entrevista'. ¿Sabes qué me contestó? 'Pues no te mueras".
     

    Alicia Llarena reconoce que acabó como catedrática en la ULPGC gracias a Cien años de soledad, una novela (y ella se dejó) que le marcó la trayectoria. "Junto a la Biblia y El Quijote, es el libro con más ediciones y ejemplares de la cultura occidental. No creo que su digitalización obedezca a criterios de accesibilidad, sino quizás al de convertirlo, definitivamente, en  parte del patrimonio universal".
    Afectada también por la melancolía, Llarena subraya que "los lectores que aún sentimos apego por el formato libro, nos citaremos con Remedios la Bella como hasta ahora, pasando las páginas sobre las hojas de la novela. Los lectores que pertenecen ya a la era digital, tendrán quizás un nuevo aliciente para encontrarse con ella en la pantalla de un Ipad. No obstante, digo ésto sin dejar de sentir cierto resabio romántico por la pérdida del libro abierto sobre el regazo", concluye.
     

    "Estamos ante un clásico contemporáneo, en un punto de inflexión de la novela escrita en español, algo que pasó a llamarse realismo mágico", destaca el profesor de la ULPGC y escritor José Marrero. "Yo, sin embargo,  he disfrutado más con El amor en los tiempos del cólera", destaca.  En cuanto a la entrada de Macondo en el ciberespacio, Marrero lo ve "un proceso normal, pues todo ira a parar a la versión digital. Ahora, en un sentido irónico, si se quiere, todo esto es como una especie de realismo mágico sobre el realismo mágico. Está por ver si los lectores digitales pueden o son capaces de leer una novela tan voluminosa en pantalla. En todo caso, tengo una melancolía personal por el mundo del libro", arguye.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook