Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 09
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Garzón, a la sentina

    No a la bodega, sino debajo de la sala de máquinas, a donde va a parar el aceite que pierde el motor del barco. Ahí es donde han mandado los magistrados del Tribunal Supremo al juez Garzón. Irremediablemente me viene a la cabeza la última película de Robert Redfort, 'La Conspiración', basada en el asesinato de Lincoln.

     El joven abogado trata de salvar a la madre inocente del principal sospechoso, pero su defensa choca contra un muro que no viene a ser otro que la razón de Estado, el hecho fundacional de la nación americana, es decir, la condena contra la pobre mujer es necesaria para que contribuya a la gestación de un país que acaba de salir de la Guerra de Secesión. La horca triunfará.

    En el caso Garzón y el Supremo, sus señorías no juzgan una prevaricación del magistrado al usar las escuchas telefónicas para acorralar a unos presuntos corruptos, sino que dan a conocer al mundo un fallo donde está en juego la propia razón de ser del estamento al que pertenecen: ¿cómo dar marcha atrás después de llegar tan lejos?  Pero a los españoles no les interesa los instintos de autoprotección del corporativismo judicial, sino que la Justicia, sus resoluciones, tengan un resultado acorde con el sentido común, y aquí no hay atisbo de él. Muy peligroso: están el camino para que se les pierda el respeto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook