Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 21
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ni una bronca que llevarse a la boca

    En la película 'Lincoln'  resulta vibrante ver los debates entre republicanos y demócratas en el nacimiento de la democracia americana. Todavía no es estaba diagnosticada por los sociólogos la tendencia a la demagogía de los representantes públicos, y alli había mucha. Las facciones se ponían a caer de un burro, empleaban artimañas dialécticas miles, el salón se llenaba de risotadas, los manipuladores hacían de las suyas y los periodistas afilaban el lápiz en la tribuna para apuntar el improperio más grande y llevarlo lo más rápido posible a la imprenta. Sus señorías hacían lo posible y lo imposible para no entrar el trapo y arruinar las negociaciones (o las compras de voto) que hacían los hombres de paja del presidente. Pero la contención oportunista, en modo alguno, llevaba consigo la pérdida de pasión. La bajada de audiencia televisiva del debate del Estado de la Nación demuestra, primero, que una nube de moscas tendría trabajo de sobra sobre el mortecino ambiente del Congreso, donde proliferan, por desgracia, los prohombres que hacen carrera política y a los que nos les importaría jubilarse con las ventajas que tal menester procura, y segundo, decía, que allí no se habla de lo que interesa al común, es decir, que circula la autocensura, la corrección y la alfombra persa. Los españolitos de a pie aspiramos a alguna bronca, pero nos vamos a quedar con las ganas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook