Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Gran Canaria

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Se puede interrumpir al moderador?

    El combate más lúdico que se nos echa encima es el debate televisivo del lunes entre Rubalcaba y Rajoy. Me da la impresión que si el fraude alimentado por los cocinólogos de cada partido es de aúpa, el cabreo entre el estamento votante será descomunal. Veremos qué pacto se ha solidificado para hablar de una cosa y no de otra, y qué cuajo, como dice Rajoy, se le ha echado al asunto para hacer apagón electoral. Aquí también echa uno de menos a González contra Aznar, con menos ingeniería de imagen y mercadotecnia. Así y todo, hay que verlo para ver quién es el más aburrido. Se hacen apuestas sobre la capacidad de influencia del debate en el electorado.

    Se nos viene encima un fin de semana donde asesores de toda calaña hablarán sobre colores de corbata, posturas, rictus, cortes de barba, colocación de las manos... Será único, aunque parezca increíble. Todo un retroceso, pero también una exquisita oportunidad para constatar que los partidos tratan como imbéciles a sus votantes. ¿Se podrá interrumpir al moderador? ¿Qué temas se han pactado? ¿Será una ceremonia de candidatos agarrotados por sus gestos impostados? Visto para sentencia.

    P.D´.- Rubalcaba se ha resistido a un alicatado de dentadura frente a sus obsesos e insaciables 'marujos' de la imagen. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook