Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Nacional

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 21
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De victorias y anabolizantes

    La derecha, sólida, compacta, apretada, acerada, hercúlea. Saca pecho y muestra músculo. Un músculo cosechado a base de anabolizantes.

    Anabolizantes como el  de la crisis, el de la presión neoliberal sobre los estados soberanos, el de la debacle europea contra las primas de riesgo, el de los cinco millones de parados.

    Anabolizantes que han hinchado la victoria popular como un pavo cebado para ser sacrificado, que han dado lugar a un panorama de poder absoluto, de color monocromo, de monopartidismo rampante.

    Anabolizantes que han espoleado al indeciso y al descontento para ofrecer un crochet boxeístico en el rostro de los propios y que, lejos de fajarse bien en la lid del ring, han mostrado la mejilla libre para ser golpeada.

    Anabolizantes inflados en forma de mass media rancia, ultraortodoxa y ultraliberal que han castigado con voz unívoca a un gobierno socialista desbarrancando, al borde del abismo político, que veía bajo sus pies cómo iba desapareciendo el terreno de lo social que lo mantenía en pie.

    Anabolizantes en forma de encuestas primerizas que pintaban al PSOE como un tótem fatalista y agorero, un gafe político al que mejor era no acercarse, una bicha de malos farios.

    Anabolizantes en forma de fragmentada izquierda, rota ideología inconformista, retadora y castigadora con los propios más que con los extraños y que ha distribuido su voto entre la Izquierda Unida, UPyD y Equo.

    Anabolizantes abstencionistas, hartos y desesperanzados, molestos, indignados con el sistema político, con los partidos, que exigían del PSOE un claro movimiento hacia el arco de las izquierdas.

    Anabolizantes que cuando dejen de hacer efecto, más pronto o más tarde, restarán lubricidad al músculo, deslucirán el paseo triunfalista de la victoria, ajarán los rostros de los descontentos que ayer sonreían lejos de Génova y mostrarán que la piel del triunfo solo toma el color azul de los suyos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook