Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Nacional

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 27
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Golem vestido de Hermés

    Aquel cerrojazo de fosa común y vuelos sobre el Atlántico marcó las dictaduras en los años ochenta del convulso siglo XX.

    La modernidad de esta primera década del XXI nos trae una nueva dictadura que amarga por lo contrito, por lo sagaz de su maldad, porque la hemos dejado que se instalara en el salón de nuestra casa con las piernas estiradas sobre la mesita.

    Lucía corbata endomingada, el look de los vencedores, la corbata de Hermés de los gallos de corral, la sonrisa eterna de los siempre ganadores… Cuando comenzamos a percatarnos de que le apestaban los pies, las manos a tierra húmeda y vieja, la boca a escombrera y vertedero era demasiado tarde.

    Como aquel usurero, aquel avaro que Shakespeare retratara con sagacidad brutal en El Mercader de Venecia, ahora se nos pedía un quintal de nuestra propia carne para compensar las pérdidas.

    El mercado había entrado en nuestras vidas, arrasando con sus vaivenes despóticos las vidas de los humildes, las existencias de los siempre estafados, las rutinas de los voluntariosos. Arrasando con sus casas, con sus caprichos leves, con sus tardes de cine en domingo, con su cena en el restorán de aquella esquina para una celebración, con sus trabajos, con sus pacientes ahorros. Arrasando con todo. Devorando deshaucios, regurgitando hipotecas.

    Somos esclavos de un monstruo que entre todos hemos creado, como aquel Golem imparable y destructor del cuento gótico.

    Nos asfixia el mercado. Nos deja respirar el mercado. Resume nuestras vidas el mercado.

    Hoy se pavonea en forma de IBEX triunfador, de bolsas europeas exaltadas, de políticos títeres satisfechos. Y nos mira con condescendencia. Con la condescendencia de saber que nos tiene atrapados.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook