Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Nacional

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 29
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    “Lo que hay que hacer”

    “Lo que haya que hacer”, bajo esta enigmática premisa, que esconde más que muestra, se ampara Cospedal para argüir que el sacrificio social está a la vuelta de la esquina.

    El PP parece optar por la socialización del recorte en lugar de en la redistribución de la riqueza, y los primeros movimientos de su nunca bien ponderado líder así lo demuestran.

    Una de las primeras reuniones que Mariano Rajoy sostuvo tras su encumbramiento electoral fue con los banqueros, que no bancarios, cuando quizá lo propio para garantizar las líneas rojas del estado del bienestar hubiera sido reunirse con los sindicatos y agentes sociales.

    Dicho lo cual, la frase de Cospedal recobra aún un significado más elocuente y más siniestro. ¿Qué es lo que hay que hacer? La sociedad española, pese a votar en masa al PP, aún no lo sabe.

    El que parece que sí conoce lo que va a hacer Rajoy es el ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble, que asegura que tener “Toda la confianza en que el gobierno de Rajoy cumplirá sus promesas en lo referente al déficit”. Promesas realizadas al gobierno de Merkel, al BCE y al FMI y de las que los españoles desconocen las herramientas con las que se van a llevar a cabo.

    Mientras, Rajoy, espera. Según su número dos, "Una cosa es que no dé ruedas de prensa, pero ha estado hablando, despachando y reunido con todo el mundo". Pero quizá la sociedad necesite escuchar algún mensaje tranquilizador, esperanzador, ilusionante del que será con total seguridad nuevo presidente del Gobierno en estos tiempos de arenas movedizas, de temores fundados en los que se habla de copago, de pensiones, de estado del bienestar, de sanidad y educación al cabo de la calle. Mutis. Silencio.

    Y mientras el líder silente se recluye en sus cuarteles de invierno, en su despacho fortificado a las filtraciones de Génova, a un sector de la sociedad española no puede borrársele de la cabeza esa imagen del próximo presidente del gobierno llevándose a la boca un enorme puro.

     “Lo que hay que hacer”, Cospedal dixit. Habrá que esperar.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook