Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Nacional

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 11
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Zapping

    El recurso de los partidos ante una sociedad fagotizada por la televisión espectáculo no es otro que dictar mensaje a golpe de vídeo. 

    Estalla una guerra catódica que salpica la televisión e inunda internet como un tsunami simplón y redundante, pasto de los informativos y de los medios pero que poco o nada cala en el votante medio, más preocupado por otros menesteres cotidianos relacionados con su economía doméstica que con los grandes mensajes proferidos por los grandes líderes.

    La mercadotecnia intenta imponer sus mensajes ante una sociedad pasiva y hastiada y consigue más escarnio, enfado, mofa y caricatura que resultados a favor. Quizá este belicoso enfrentamiento audiovisual empezara cuando los dobermans salieron a pasear en 1996.

    El PSOE continúa con su mantra. Rajoy se escaquea de contestar a las preguntas esenciales, y para recordárselo ya están los jóvenes progresistas, indignados ante tamaña felonía que acuden raudos a la calle armados con los megáfonos de la verdad.

    Y si Rajoy responde, lo hace a través de terceros, de un taxista, que transmuta y somatiza el pensamiento del PP hasta el extremo de hablar con la voz del mismo líder popular.

    El PSC realiza un molde de mal gusto. Chacón se indigna y exige a sus huestes la retirada del vídeo, pero mientras se tira y se afloja, el vídeo ha recorrido internet como la pólvora, ha saltado a los diarios y cumplido su efímero y chabacano cometido.

    Hay y habrá más. 

    Con este material pretenden sorprender y ganarse al electorado los gurús de la imagen, de la comunicación política, los sesudos expertos en las lides audiovisuales, los psicólogos y sociólogos y politólogos que escrutan a la sociedad como si fuera un insecto a la búsqueda de sus flaquezas y puntos débiles.

     En ese momento el ciudadano molesto, parado, indignado… Apaga la televisión.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook