Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 17
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Aptitudes para conseguir la nacionalidad

    Acabo de superar con buena puntuación el examen para conseguir la nacionalidad española. Soy ciudadano extranjero, pero puedo demostrar que conozco perfectamente todas las materias. Sé lo que es una tapa, una ración, un aperitivo… Temas muy importantes, como ven, que uno debe dominar para seguir los hábitos de las buenas costumbres y de las más veneradas tradiciones.

    Es preciso tomar litros de cerveza y raciones de calamares, por ejemplo, en algunos de los muchos y benditos bares que la gracia de Dios ha puesto en España, uno de los más notables países de camareros, cosa estupenda para crear trabajo y seguir creciendo como nadie. 

    Tuve que poner en evidencia la proyección internacional de la tortilla de patata, esa obra de arte que requiere patatas y echarle huevos, para lo cual es preciso tener una gallina, en primer lugar, o ir al supermercado, donde los venden de plástico.

     Aptitudes para conseguir la nacionalidad

    Otro asunto no menos trascendental, que un aspirante a la nacionalidad española debe conocer, son los churros españoles, uno de los alimentos que más recomiendan las autoridades sanitarias para beneficiar seriamente la salud. La sangría, por cierto, convierte a España en potencia mundial, y deja palpable la capacidad española en I+D+i, desarrollo, investigación e innovación, ya que se trata de uno de los mejores inventos mundiales.

    Y qué decir de los toros… La gran fiesta nacional. El mejor espectáculo del mundo con un torero y un toro peleando a ver quién gana el combate en la arena. El público aplaude en el graderío, abuchea si no se dan suficientes tortas o pide las dos orejas y el rabo como galardón para el toro o el torero. Depende de quien lo haga mejor. Ya ven que estoy socialmente integrado.

    Respecto al asunto de la Guerra Civil, que también se airea, fue un conflicto social, político, bélico y económico en el que la cuestión consistía en matar al otro bando en el campo de batalla. Civilizadamente, eso sí. Con horario de apertura y cierre. Los domingos descansaba el personal, y un árbitro señalaba las faltas o los fueras de juego. Una guerra con sus autoservicios para adquirir balas, bombas fétidas y cañones de confeti con los que la jefatura celebraba sus cumpleaños en las trincheras.   

    Aptitudes para conseguir la nacionalidad

    A eso hay que añadir “la extraordinaria placidez del franquismo”, entre otros detalles del correspondiente examen en forma de test, el grado de conocimiento de los trámites parlamentarios, sobre el Ejecutivo y la participación ciudadana. Es decir, ver, oír, votar y callar.

    En concepto de tasa, el módico precio de 85 euros por candidato y convocatoria. Ya digo. Acabo de superar con buena puntuación el examen para conseguir la nacionalidad española… ¡Una de calamares!  

    Pinchen este enlace de cine

    https://youtu.be/7SxzaTTtKgE              

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook