Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 27
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bendición "Urbi et Orbi" e inocentadas

    La ética y la ejemplaridad son el pan nuestro de cada día. Unos y otros sirven a la sociedad y nadie se aprovecha de ella. La paz y la estabilidad se imponen en el mundo y triunfan el bien común y el buen rollo. No hay laberintos, ni pozos, ni fangos, ni túneles, ni arenas movedizas... La fraternidad es la tónica y el tónico que bebemos por obra y gracia de nuestros amables servidores. 

    El sistema democrático no tiene anemia y goza de más salud que nunca. Todos participamos en las decisiones que nos conciernen y la soberanía popular no sufre ningún rasguño. La transparencia, la sensatez generalizada y el buen gobierno constituyen la partitura de la realidad junto al desarrollo global sostenible y el impulso de las energías renovables. La economía, por fin, se pone al servicio del género humano y no el género humano al servicio de la economía. La disolución de la pobreza es evidente y la diversidad cultural no resulta incompatible con el entendimiento.

    Como verán, una simple broma. Pero las inocentadas no son sólo para el día de los Santos Inocentes. Nos aguardan muchas con la bendición "Urbi et Orbi" del Ejecutivo. El azúcar sabe a sal, los caramelos están picantes, los polvos pica-pica no dejan de fastidiarnos y he ahí el inconfundible perfume de las bombas fétidas que cariñosamente nos lanzan unos y otros.

    Nos cuelgan monigotes por detrás, nos hacen pedorretas con nuestro entusiasta permiso... ¡Ah! Y en Nochevieja tomen veinticuatro uvas, sin atragantarse, para tener más suerte. Y que en el año 2012 no haya un próspero paro nuevo.      

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook