Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bomberos toreros y pirómanos

    Está muy bien esto de ser pirómano. Te diviertes prendiendo fuego a todo. A mí lo que me gusta, además de prender, es que parezca que sofoco luego lo que acabo de producir. Mucho más divertido aún. Un pirómano con vocación de bombero torero. Llevo cartuchos de dinamita, enarbolo el Códice Calixtino y la falsa solución para menguar las llamas.

    Provocamos explosiones e incendios en la sociedad, pero la cornamenta del bicho no me roza y soplo para que el asunto arda un poco menos. Prendemos a la gente con medidas extremas... Y después lanzó cubos de agua helada al personal con más paquetes de reformas. Amenazo a los contribuyentes, parados y pensionistas con una antorcha olímpica para tenerlos asustados. Les toreo con tantos desajustes económicos... Que sepan quién manda aquí y quién es el pelele fracasado de la penosa Unión. 

    Una guerra ultraconservadora que está quemando las lacras que nos interesan. Los rastrojos y las hojarascas de los improductivos derechos laborales y sociales con la feliz idea de dar un gran salto en crecimiento y prosperidad. Crecer, ni que decir tiene, en beneficio de los pirómanos del mundo, con vocación de bomberos toreros, y de nuestra ardorosa fauna en general.  

    Encender a la población, que eche humo y quede chamuscada sin poder levantar la cresta. Éste es el requisito imprescindible si queremos solucionar la crisis y salir del túnel incendiado en el que nos movemos. Larga y llameante oscuridad que no abandonarán los mezquinos y atolondrados pobladores. De eso se trata precisamente. Así que está muy bien ser pirómano con vocación de bombero torero.

    Lo pasas formidable. Echas la fiera con cuernos ardientes a los ciudadanos, te aprovechas del ardor, impones tus chulescas normativas y ofreces tu buena voluntad con un capote de La Roja, una manguera que lanza gasolina con confeti, soplando o exhibiendo un sifón vacío. O con champán para que uno pueda empinar el codo, celebrar el éxito y la desgracia de la pobre y asustada ciudadanía.

    Menos los mineros, que son los únicos que tienen una bravura negra que debemos noquear con el estoque. No sea que propaguen un efecto contagioso con el germen carbonero de la insubordinación y que se extienda en grave perjuicio de los más poderosos y deshonestos intereses.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook