Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 18
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cojo el petate y corro

    Me voy con la mochila a otra parte. Te cortan el oxígeno y, aunque ya me gustaría cortárselo a unos cuantos, cojo el petate y corro. No es que vaya a otro país como muchos. Viviré debajo de un puente, que suele ser gratis. Por ahora. Me haré vaca para tomar leche en el desayuno y me comeré el monte lleno de hierba.

    Beberé agua sin embotellar de algún riachuelo y dormiré a la luz de la luna mientras me cuenta un cuento de buenas noches para dormir mejor. Haré excursiones y subiré a la cima de alguna montaña para sentirme en las nubes. Los árboles serán mis buenos colegas y jugaré al escondite con los roedores. 

    Los grillos interpretarán los bellos Nocturnos de Chopin y dormiré a pierna suelta hasta que el sol dé los buenos días. Huiré lejos de los ajustes que sólo desajustan más. Lejos del "¡Que se jodan!" y de los que quieren seguir haciendo de las suyas. Cerca, muy cerca de los pájaros, que no se meten con nadie, y muy alejado de los cuervos con gafas o sin ellas que lo ponen todo hecho una ruina.

    No sé si en la realidad campestre hay futuro... El fuego y el cambio climático constituyen una bomba amenazante. Pero en la ciudad se respira una atmósfera contaminada en todos los aspectos. Por eso me largo a otra parte y me haré vaca. Así que viviré debajo de un puente y espero que no me desahucien por ocupación ilegal.  

    Sentirme en las nubes, lejos del mundanal ruido de la crisis y de los que pretenden arreglarla ahondando más en la recesión. Sirviéndose de ella para alimentar sus inclinaciones y fines ideoilógicos. Me largaré, eso sí, después de que me oigan en la calle con dos megáfonos y una plataforma de trabajo en equipo. Y volveré. Otro día volveré...     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook