Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 05
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con la crisis en los talones

    Quién no ha visto películas de Cary Grant... Ahora se rememoran los 25 años del fallecimiento de uno de los galanes de la época dorada de Hollywood que interpretó con su habitual elegancia e ironía clásicos de enredo, suspense... La fiera de mi niña hoy podría ser La fiera de la crisis que se ceba con todos menos con algunos, incluyendo a sus patrocinadores, claro. 

    Arsénico por compasión solicitan actualmente los que más la sufren. Eso mismo habría que situar en el café de quienes engordan con las averías ajenas. No, no es suficiente el filme Atrapa a un ladrón. A más de un codicioso de guante blanco deberíamos enganchar y meter en la sombra. 

    Con la muerte en los talones va Cary Grant en la película de Hitchcock. Detrás, también ahí, llevamos nosotros las garras de la recesión que nos persigue implacablemente por mucho que se corra. Ya sabemos que Sólo los ángeles tienen alas... O sea, que los sufridores del mundo están Encadenados a la depresión económica y mental. A todos los daños colaterales.

    Cadenas deberían llevar los autores de la borrasca y los que pretenden sacarnos del lodo hundiéndonos más en él. Hay que exhibir Orgullo y pasión, incluso indignación, para frenar tantos saqueos y desmanes. Dado este orden desordenado de cosas, pueden comprobar fácilmente que vivimos una situación extraordinaria... De cine a lo Cary Grant.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook