Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 17
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cosmética política

    Cuenta el Papa en su libro Corrupción y pecado que “el corrupto ni siquiera se da cuenta de su situación. Es una telaraña que se agranda imponiendo la complicidad”. Afirma Francisco que “es la hierba mala de nuestros tiempos. Infecta la política, la economía, la sociedad”. Pues sí. “El corrupto pone cara de no haber hecho nada”.

    No saben, no contestan, nos les consta, no recuerdan, aunque alguno es más explícito… Da igual. Están atrapados. Las contradicciones, los hechos y las pruebas cantan por sí solas pese a que quieran seguir ocultando, hecho inadmisible que debe quitarles cuanto antes toda la responsabilidad de conducir el país.

    Luisito mintió en primer término. Después se le soltó la lengua al verse en la sombra, tras amordazarle el jefe de filas, según todos los indicios, con un puñado de dólares. “El corrupto se transforma en perseguidor, se erige en juez de los demás y se siente un ganador”, continúa explicando el obispo de Roma. Y añade: “La corrupción, más que perdonada, debe ser curada”. Por eso estas personas merecen un doctorado honoris causa en cosmética política y que la población les mande a hacer gárgaras.

    Por cierto, el problema sobre Gibraltar provoca un exceso de ruido y humo en un banal intento de cubrir el naufragio de la impopular trouppe. Céntrense principalmente en la evasión fiscal. En restringir las maniobras de los que blanquean la pasta. Ahora bien, no podemos olvidar que “esta gigantesca lavadora” que es el Peñón ha sido admitida por todos los gobiernos de esta pobre democracia. Mucho más pobre aún actualmente.  

    Bien está defender nuestros intereses con diálogo por ambas partes, sin griteríos y sin sacar pecho. La actitud contraria es síntoma de debilidad y manera fácil de desviar atenciones para camuflar las alcantarillas de los que transitan por ellas.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook