Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 13
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crucero de lujo

    Qué bonito es hacer un crucero por el mar… Surcar los mares subidos a bordo. Sentir el salado aroma del aire. Bajo el sol. O a la luz de la luna al anochecer… Tomar un chapuzón en el barco. Un desayuno libre, un buen menú y una buena cena. Una copa quizás. Incluso dos. Ver el espectáculo que corresponda en el gran salón de actos. Buenos sillones para relajarse o leer el periódico…

    Un camarote excelente y amplio. No como el de los Marx, donde no caben las uñas largas. Una gozada de travesía. Un hotel de cinco estrellas sobre el agua. En definitiva, unas soñadas vacaciones en el mar. En un crucero en el que la gente se enamora. Un trasatlántico gigante con rumbo a diferentes destinos. Un amor, tal vez, en cada puerto. Y en cada puerto un adiós.

    ¡Qué lujo por todas partes! ¡Menudos salones! Un personal magnífico y con un simpático capitán al frente de la gran expedición. Una espléndida aventura en la que te instalarías cómodamente y no quisieras abandonarla. Todas las comodidades. Todo a tu alcance. Uno pone la presencia y el barco pone lo demás. Pagando, por supuesto. Fiestas, bailes y diversión.

    Conoces a los viajeros. Lugares distintos… Como acabo de decir, qué bonito es hacer un crucero por el mar. Un poco peor es cruzar el charco en patera, sin todas esas posibilidades. En busca de algo mejor. No sé. Unos disfrutan por todo lo alto. Otros menos. Yo, como tantos otros inmigrantes, acabo de llegar a la orilla en un bote de plástico. No llevo maletas. Estoy exhausto. Varios guardias se aproximan a nosotros... 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook