Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El acoso fatal de doña Deuda...

    Me llamo Euro y debo reconocer que estoy pasando una crisis importante. Tengo grandes síntomas de debilidad y he tenido que acudir a la consulta del médico. Tomo un complejo vitamínico que me recetó pero continúo en baja forma. Tengo una notable inestabilidad por ciertas problemáticas con la señora Deuda Pública, una mujer fatal vestida de luto que me acosa, junto a sus colegas los especuladores, y no me deja vivir tranquilamente. 

    Les he denunciado por perseguirme de esa manera. Ya veremos qué pasa. Deberían ponerles una multa y ser condenados con una orden de alejamiento para que uno pueda respirar mejor y sin la pesadez constante de ese acoso y derribo. Servidor reside en uno de los barrios de la UE y ya estoy harto del nivel de alarma que generan entre los vecinos la señora Pública y sus infames compañeros. 

    Provocan intereses muy altos y esto obliga a pagar cantidades desorbitadas. Las instituciones tienen que defenderme con medidas para que esos sujetos no impongan su total poderío y no se traguen el más sabroso bocado. Pues no. El mortífero veneno de doña Deuda y de los suyos hace lo que le da la gana y nadie les para los pies como habría que parárselos.

    Ella y sus secuaces, claro, dejarían sus amenazas. Es necesario regular, supervisar e intervenir. O sea, que yo, llamado Euro, pienso movilizarme y tratar de romper la enorme influencia de unos cuantos dominadores y siniestros amiguetes de esta fatal, acosadora y enlutada mujer de nombre Deuda Pública. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook