Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El milagro de los recortes o doctor "horroris causa"

    Los mandatarios nos aprietan totalmente las clavijas. Piden un esfuerzo porque no hay tela marinera para atender los servicios públicos, aunque a ellos no les faltan privilegios y una magnífica cuenta corriente, entre otros asuntos patrimoniales. Ni a ellos ni a los bien acomodados personajes en el pedestal de la exuberancia y la ofensa dirigida a la cada vez más desamparada población.

    Menos mal que el señor obispo les dice a más de 260.000 romeros que Dios está al lado de quien sufre porque no trabaja. Afortunadamente, el Señor posee una multinacional de servicios en la que pueden solicitar un puesto los parados con prestaciones o sin ellas. A Cristo no le gusta la chapuza de la reforma laboral, ya que es partidario de que la empresa sea para el que la trabaja, por mucho que la beatería piense al revés. 

    Los peregrinos lloran y aplauden el milagro de la lágrima que cayó en la arena... Éste es el sendero por el que se debe seguir. El santo Papa, con su infinita misericordia, concede el perdón de los pecados, vía e-mail y hasta 2019, a todos los que han ido a la plaza del monasterio. Así, los máximos representantes de nuestra Comunidad beben mistela, ovacionan los recortes de sus hermanos del Ejecutivo central y lanzan nuevas medidas para iluminar, más bien fundir, a la gente de a pie.  

    Pueden jugar a los tijeretazos con la educación pública y no por eso ensuciarán sus indultadas conciencias. Ya se sabe que la escuela ha de ser un simple negocio y el alumno, el cliente. La subida de las tasas universitarias me parece estupenda. Sólo estudiarán los niños de papá, que es lo decente, y el resto irá a la calle por falta de pago. A ejercer de limpiabotas de los señoritingos.

    Ésta es la igualdad de oportunidades y así funciona la galopante desigualdad social. He ahí el nuevo copago farmacéutico. Los intereses de algunos quedarán a salvo gracias al paupérrimo bolsillo de la ciudadanía. La pésima gestión de los políticos y de las divinidades, que disfrutan en las altas cumbres, legaliza tranquilamente la corrupción, el enchufismo en cadena y la ampliación del número de asesores que no asesoran nada. O que sólamente asesoran sobre cuestiones de puros o de fútbol, que por algo se le suben los humos y le gusta el cuero al presidente. Y dejarnos en cueros.

    La cosa tiene galardón, señoras y señores. Al ilustre huésped de La Moncloa, de cuyo nombre no quiero acordarme, le hacen un favor unos colegas al investirle como doctor "horroris causa" con birrete de cartulina, toga carnavalesca y medalla de "Todo a 60 céntimos". Carece de sentido del ridículo y se lo ha ganado a pulso. Él es el adalid del Estado de Bienestar. Se sabe que esto exige nuestra quiebra particular para mantenerlo en pie. Única forma de salir de la crisis, de que crezca la economía, de crear trabajo y garantizar nuestros diluidos derechos. Pero no, no. No termina aquí el guateque. Y las movilizaciones, claro, están a la vuelta de la esquina.  

           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook