Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El traductor teatral y el crítico

    Cuando el dire del Instituto Gil-Albert, Pepe Ferrándiz, comentó que vendría Vicente Molina Foix a la sala de conferencias del ADDA, me dije: “Yo voy”. Al enterarme de que también iría el crítico teatral de INFORMACIÓN, afirmé: “No falto”. Y ahí estuvimos el pasado viernes en una charla coloquio bajo el título de Ser o no ser. Las dudas de un traductor de Shakespeare. ¿Quién no tiene alguna duda? Votar o no votar…

    El traductor teatral y el crítico

    Así que hablamos del dramaturgo. De su vigencia e intemporalidad y de las posibilidades literarias y teatrales del autor. Se habló de la minuciosa tarea que supone traducir un texto dramático y de las diferentes formas de llevar al escenario a Shakespeare con tendencias muy variadas. Propuestas más tradicionales o apuestas más rompedoras. Pero siempre con una cierta depuración de los textos y buscando la contemporaneidad de los montajes en mayor o menor medida.

    Y salió a la luz la amplia galería de personajes, tanto masculinos como femeninos, de sus obras, sean comedias, grandes frescos históricos o tragedias. Las piezas del autor más potente y representado de todos los tiempos, y obras que el cine ha acogido con numerosas versiones.

    Vicente Molina Foix siente pasión por William Shakespeare y reconoce que traducir es un reto, una aventura con obstáculos y satisfacciones. Hay más traducciones, pero él tradujo Hamlet (historia de una usurpación), El rey Lear (la ingratitud filial, la vejez, la locura) y El mercader de Venecia (el usurero judío Shylock).

    Una tarea, la de la traducción, que pasa casi desapercibida para muchos. Que consiste en imprimir bien el latido de la vida escénica con todas las consecuencias ideológicas, socio-culturales e históricas que supone el traslado de un texto de una lengua a otra.

    El traductor teatral y el crítico

    Cuestión, grande duda, alternativa, problema, incertidumbre, dilema… Molina Foix, sin embargo, escribió al empezar el famoso monólogo de Hamlet: “Ser o no ser, ésa es la opción”. Una forma de exponer “la libertad o la facultad de elegir, o la elección misma”. Y tuvo su polémica… ¿Conseguir un texto más flexible y digerible con personajes más humanos, un ritmo más moderno y ágil, o con una cadencia más lenta? 

    La duda del atormentado pensamiento de Hamlet, ante la fragilidad del amor y de la existencia, le empuja a decir: “¿Qué es mejor para nuestra alma, sufrir los ultrajes o vengarlos?” ¿Qué es mejor, sufrir los abusos, y que cada uno lo entienda como quiera, o cambiar de camino en la medida de lo posible?

    Shakespeare, autor y comediante, bebió en diversas fuentes para la creación de sus textos, y se dice que todo es un misterio en torno a él. Algunos piensan que pudo nacer en Messina (Italia), y algunos atribuyen sus obras a otros: Francis Bacon, Christopher Marlowe… ¿Dónde y cómo adquirió su extraordinario conocimiento de los grandes clásicos sin haber pasado por ninguna universidad? Dudas, dudas…

    Se ha podido leer una noticia: “Drogarse o no drogarse”. Podemos añadir: “Ésa es la opción”. La noticia seguía diciendo: “Expertos sudafricanos hallan cuatro pipas con más de 400 años de antigüedad y con trazas de cannabis en el jardín de la casa de Shakespeare en Stratford”. Se sabe que en la Inglaterra del siglo XVII se fumaban hojas de coca y cannabis… ¿Pudo escribir sus obras con ese influjo?

    En fin. En cualquier charla coloquio siempre ponen botellines de agua para refrescar. Servidor habría puesto una copa de vino a Vicente Molina Foix. El presupuesto manda. De todos modos, no está mal esto de los botellines. Algunos políticos llegan a acuerdos con dos botellines en las manos… De cerveza. De eso no duda Hamlet.   

    Pinchen estos enlaces de teatro     

    https://youtu.be/gwkIhcf9vAU 

    https://youtu.be/YiqFBYGbz6g

    https://youtu.be/-gJ_DuHCOmI 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook