Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Empanada gallega y sopa de gansos

    Esto de ser presidente del Gobierno es un lío... No paras en ningún instante. Viajes turísticos a Bruselas o donde haga falta, reuniones con los ministros para charlar un ratito de fútbol o jugar al mus, fumar puros en mi despacho... No tiene uno tiempo para nada.

    Hay que pisar la tribuna de oradores para hablar mucho y no decir nada que interese, poner las posaderas en el escaño del Parlamento, echar una cabezada y hacer declaraciones a los medios de comunicación con una hueca sonrisa. Por decir algo y no meterles la alcachofa a algunos en cierta parte. 

    Ser presidente es un follón. Te pones a leer los periódicos deportivos, además, o montas en bici por los jardines del palacio y se te van los minutos sin darte cuenta. Una montaña de trabajo todos los días y no te queda un segundo libre para lo que a uno le dé la gana.

    Ni siquiera para solucionar los problemas de la población. Pero el sillón presidencial y los laureles son míos. Me los he ganado con la fuerza de los votos. A base de soplar la flauta engatusadora del flautista de Hamelín. 

    Ruego al Altísimo y llevo un mazo en la mano derecha, por supuesto, para tomar medidas valientes contra el personal. Venero a los que ostentan alguna forma de poder, en similar consonancia con mis postulados, y muestro mis grandes tijeras a los débiles.

    Sepan ustedes que a los mendigos hay que ponerles en el interior de las alcantarillas para que no la palmen de frío y no perturben el orden de las personas decentes... Dar puntapiés a los enfermos que no sirven y que no deben vivir del sistema sanitario por el morro. Son una carga insufrible que debemos depositar en el contenedor de los desperdicios cuanto antes.

    Los piojos de la política y especies de similar calibre son otra historia y pueden seguir mamando del bote. Naturalmente, hemos de prorrogar la existencia de las centrales nucleares. El derecho a la vida es sagrado. Y el ecologismo se puede ir al infierno con sus energías limpias y sus chistes verdes.  

    Ya está bien de lo de Educación para la Ciudadanía. Hay que adoctrinar a los chavales con Educación Cívica. El civismo, como ven, es lo primero. El nacionalcatolicismo no ha perdido ninguna vigencia... La enseñanza privada es lo que deberá imponerse. El poderío, el saber y el tener son de nuestra propiedad, y no vamos a permitir que cuatro o cinco descamisados nos arrebaten lo que nos corresponde por la gracia de Dios.   

    ¡Ah! Hay que volver a la cultura del pelotazo, que tantos goles en portería ajena nos proporcionó siempre, y al desarrollo urbanístico a toda marcha. El paro y la clase trabajadora empeorarán. No los ejecutivos bancarios ni otros especímenes de nuestra peor fauna ibérica, que seguirán forrándose. 

    Cuando nazcan empleos lo harán de nalgas, con fórceps y serán de nula calidad... ¿No es maravilloso que muchos me sigan aplaudiendo? ¡Viva el lío! Voy a tomarme una empanada y una sopa de gansos. Y seguiré haciéndome el sueco, por muy gallego que sea, cuando se me antoje.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook