Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 01
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En busca del "diálogo social" perdido

    Tras poner la soga al cuello a la clase trabajadora, el presidente quiere poner en marcha el “diálogo social” que no ha existido. Por eso ha charlado con las organizaciones empresariales y las dos centrales sindicales mayoritarias. Deshumanizan y ponen freno al desarrollo de los trabajadores, gracias a la crisis y al paro, y ahora, con la oscura reforma laboral por bandera, se pretende reactivar el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo.

    O sea, que conjuntamente se acuerda abrir una “nueva etapa” e incluir la negociación de la próxima reforma fiscal. Esto se tendría que haber realizado desde el principio. Pero no. El Gobierno sembró lo que quiso a golpe de porra, y hoy, sin cambiar la siembra, se busca que los sindicatos muevan el rabito. Que participen a la hora de abordar presuntas estrategias comunes.

    ¿En qué va a consistir el ambicioso calendario de negociaciones? Qué se puede negociar sobre la base de la pérdida de derechos y de los recortes sociales, teniendo en cuenta que el trabajador se convierte en objeto de un deshumanizado sistema. En número al servicio de unas empresas que incrementan sus beneficios despidiendo fácilmente.

    Paro o trabajo a tiempo parcial. Trabajar muchas horas, ganar poco y fácil puntapié cuando quieren. Ahí está ese paisaje donde crece el riesgo de pobreza… Y ahí estará la hoja de ruta del diálogo. Garantizar la moderación salarial, establecida en los últimos años, es uno de los grandes objetivos.

    ¿Se alcanzará un acuerdo que persevere en las ganancias de este tipo de competitividad? La reducción del elevado nivel de desempleo juvenil y buscar fórmulas para los parados de larga duración son prioridades. Perfecto. Ahora bien, como vemos, las normas establecidas circulan por caminos que perjudican seriamente la salud de la población.

    Nadie se opone al uso eficaz y transparente de los recursos  públicos o a la reducción del déficit. No dudamos de la necesidad de sostener las cuentas públicas, ni de dar, al mismo tiempo, un impulso a la actividad económica y la inversión productiva. Pero la irracionalidad, de cara a los ciudadanos, y los abusos constituyen la moneda habitual del Gobierno. Se desprotege con plena convicción a los más necesitados y se habla de garantizar una protección social adecuada…

    Pues sí. La distribución de la carga fiscal debe ser más justa y equitativa. Es preciso reforzar la concertación o abordar un nuevo pacto de convenios en lo que se refiere a la negociación colectiva entre trabajadores y empresarios. Conforme. El problema está en lo ya mencionado.

    ¿Es posible llegar a soluciones dignas con la soga al cuello de la clase trabajadora? Es decir, un diálogo poco limpio y con cimientos profundamente injustos que aspira a que se dé por válido, bajo la complicidad de los sindicatos, todo lo hecho hasta ahora por el “partido de los trabajadores” y de la equidad.

    Buscan pactos o adhesiones de diversa índole, contra la corrupción o sobre la inmigración, para ocultar vergüenzas, atropellos o despropósitos y obtener puntos electorales. Como el anuncio de bajar impuestos en vísperas de las próximas elecciones europeas…  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook