Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 10
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Entrenada para negar

    Es inocente, inocente, a pesar de su imputación. Pero a ella no le cuelgan monigotes en la espalda en ningún momento. A nosotros sí. Todo el año. Por una u otra razón. O por mil razones. Por supuesto, no ha cometido ninguna falta delictiva. Ni delitos fiscales ni blanqueo de dinero al frente del Instituto Nóos y como copropietaria, junto a su marido, al 50% de la sociedad Aizoon. Si acaso, responsabilidad civil por participar a título lucrativo y haberse beneficiado de fondos públicos mientras la gente lleva la soga al cuello.

    La pobre tenía plena confianza depositada en su esposo y desconocía cualquier trama de defraudación. Normal. ¿Por qué iba a saber que Nóos, esa entidad sin ánimo de lucro, recibió casi 6 millones de euros de las Administraciones balear y valenciana? Es completamente lógico que desconociera el funcionamiento y la gestión de las mismas. Ni tenía por qué saber que el servicio doméstico de su chabola fue contratado a través de Aizoon.

    No sabe, no conoce, no recuerda, no le consta… ¿Evasivas? ¿Imprecisiones? Claro que no. La ejemplar ciudadana, alteza, infanta, duquesa, señora y leal esposa firmaba todo lo que le pedía su señor duque y marido. ¡Aplausos, por favor! El sentimiento amoroso de esta mujer provoca admiración y nuestras lágrimas. Ni siquiera sabía que su palacete era el domicilio de Aizoon. Todas las gestiones las realizó el exjugador de balonmano con sus largos dedos.

    Ella, perfectamente entrenada para negar, pudo mentir. Tenía derecho. Sin embargo, ha dicho la verdad, toda la verdad y nada más que la mentira… Nuestra ejemplar ciudadana echa balones fuera y se desvincula del asunto. Lógico. Defiende su inocencia, inocencia, y la limpia y respetuosa tarea empresarial de su esposo. La estrategia de sus grandes abogados ha sido magnífica al fabricar una imagen obsoleta del género femenino.

    No se enteró de nada porque el liderazgo masculino es indiscutible. No tenían otro remedio. No, no es contradictorio señalar a Iñaki y defenderle a la vez. Ni esto demuestra la complicidad o la culpabilidad de ambos. Dos víctimas de una lamentable conspiración que debe acabar ya y con el instructor del caso, Dios mediante, en el banquillo. Ya saben que todos somos iguales ante la ley. Pues eso. La Infanta y la familia real salen reforzadas con esta brillante declaración ante el tribunal.       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook