Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 05
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Falso, falso, falso

    Los pobrecitos están indignados. Como tiene que ser. Les persiguen, les acorralan, les ponen contra las cuerdas... Y alzan la voz. Gritan delante de los micrófonos para reivindicar que no tienen nada que esconder. Que su casa y sus cuentas lucen limpiamente. Echan balones fuera, huyen hacia delante como siempre y amenazan con el dedo a los demás. Muy bien.

    No es justo que un grupo político, sólo preocupado por el bienestar de la población, deba asumir esta cacería. Lo que hablen estos  groguis y atrincherados personajes no importa. Pero con eso vale y ya está. Los mensajeros de turno, nacionales e internacionales, y el hartazgo de la ciudadanía son los únicos responsables de la grotesca deformación que se respira. 

    Los controles, el algodón y el Tribunal de Cuentas no engañan, esa prestigiosa institución, manejada por los dos grandes partidos, o ese parque jurásico donde habitan los mejores diplodocus para seguir nutriéndose. Pues no. No pueden reclamarse dimisiones, ya que nadie ha hecho nada oscuro ni ha cobrado un céntimo más allá de la moderación de sus salarios. 

    No. No hay dinero B en las filas de los que ostentan la sagrada misión de hundirnos más en la crisis... ¡Disculpen! De sacarnos de ella. Ahora, cuando precisamente estábamos en el camino verde que va a la ermita de la remontada, asoman los supuestos trapos sucios. Remontada pese a los casi cinco millones de parados hasta hoy, sin serias perspectivas, y al desplome de los derechos sociales... Los sacrificios deben proseguir su hoja de ruta, así como otros no alimentarán sus bolsillos con sobresueldos o toda clase de golfadas de alto nivel.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook