Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gachas para todos

    ¡Sí, señor! A bajar los salarios un 10% o lo que haga falta. Súbase más el IVA, recórtense las contribuciones sociales más aún… Éste es el modo de salir de la crisis, de superar la recesión y de generar puestos de trabajo. Ya se sabe que para activar el consumo es preciso crear empleo. Pero hay un problema. Si se consume menos no es posible reducir el paro.

    De todas formas, redúzcanse los sueldos. Mejor todavía es que queden reducidos al límite. Un plato y poco más puede ser bastante. Y organícense como les parezca. Que los desempleados tengan donde ir a trabajar  a cambio de gachas para todos. Produzcan los trabajadores y llevémonos los listos la gran tajada con el sudor de la frente ajena.

    Los derechos tienen un precio. Quienes no puedan pagarlos… Sean ustedes nuestros queridos y humildes limpiabotas. Nosotros a vivir. A comprar, tragar y disfrutar placenteramente. Sírvannos sin discusión. Obedezcan nuestras órdenes de generosos dueños de sus pobres vidas y humíllense ante nuestro bendito poder.

    Duerman encima de un felpudo y siéntanse afortunados por tener un empleo indigno. ¡Salten felices! La crisis tiene una salida. Sólo se deben seguir poniendo en marcha los ajustes, los recortes y las reformas más pertinentes con el objetivo de huir de una recesión de la que ustedes, fieles súbditos, no van a salir jamás de esta manera.

    Ahora bien, como acabo de decirles, un plato de gachas para todos y poco más puede ser bastante. No giman, no levanten protestas. Siéntanse, repito, afortunados. ¡Afortunados! ¿Me comprenden? Sí. Creo que sí.           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook