Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gente fea y gente guapa del tío Arturo

    "No he visto gente más fea que en las manifestaciones", dice el incombustible Arturo Fernández. "Me cago en la leche. Pero cómo es posible"... Deben ser feos porque no forman parte de la "gente guapa" como él. La del pijerío de Dolce & Gabbana, Benetton, Dior, Calvin Klein... "Deben tenerlos en campos de concentración. Y dicen que salga la manada y ahí van".

    Al pobre tío Arturo, el rey de los líos, el galán y el varón dandi y mujeriego de la alta comedia, le asombra la imagen que dan de la marca España los participantes en las protestas por los recortes. No parece preocuparle la disolución de los derechos en el ácido de los ajustes. Le fascina la presunta belleza de la "beautiful people". Afirma que "cuando se sale a la calle, coño, hay que salir con gente guapa"...   

    La fea, la que soporta el peso de la crisis que otros fabrican y gestionan a su servicio, no funciona. Claro. "La gente que se ve a diario en las calles es más guapa", comenta el actor asturiano, de 83 añitos, mientras descorcha una botella de sidra en uno de esos canales cutres de la tele tonta. O sea, que los manifestantes sólo salen en estas convocatorias y están fuera de la circulación el resto del año. No existen, aunque algunos, probablemente, vean las obras que tú, querido Arturo, protagonizas. Feos, feos y sin photoshop, pero te aplauden al final de las funciones.

    Quieres lo mejor para tu país... Bien. Entonces no cepilles el traje a quienes atropellan a la población. A los que la arrugan y le quitan el pan y el perfume barato de cada jornada para que sea más anémica y fea de lo que realmente es. Ya sé, tío, que es una de tus ironías teatrales. Aun así, no enseñes la patita presumida, por favor, y no te metas en estos jardines resbaladizos.  

    Sigue con la caradura y la impecable vestimenta de tu personaje habitual, chatín, y que continúes representando Los hombres no mienten, esa historia de infidelidades, mentiras y confesiones. Larga vida, tío Arturo.           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook