Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 15
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Iceberg económico

    En el flamante barco europeo navegan muchos de los individuos más pudientes del globo. En primera clase, claro. En segunda y tercera división anidan las clases populares o los inmigrantes en busca de una mejor realidad. El lujo y el acomodo son para los ilustres personajes de este buque. Camarotes opulentos para unos y camarotes de los Marx para tantos otros, donde habitan más de cuatro, cinco...

    La nave dispone de avanzadas medidas de seguridad. La gente guapa sube y baja por la gran escalera victoriosa. Disfruta, degusta los almuerzos en el más sofisticado comedor y pasea por las mejores estancias del flotante palacio. Los fogoneros de las calderas mantienen el rumbo de la embarcación para que no deje de navegar. Tienen un camastro, agua y panecillos. 

    El capi dirige los controles de la navegación y a los distintos oficiales. Y la orquesta ameniza las horas de las personas importantes. Pero hay algo más. Un serio problema que no he dicho. Hemos chocado contra el iceberg de la crisis y esto hace aguas por todas partes. Lo que parecía insumergible no es así como consecuencia del choque. Un témpano de hielo económico deja helados a todos. Más aún a los peces flacos.

    La cosa se hunde y no hay suficientes botes salvavidas. Las aguas están gélidas... Viajábamos placenteramente, sobre todo algunos, o eso se pensaba, y ahora los compartimentos se inundan. Hemos enviado diversas llamadas de socorro para que nos rescaten... El distinguido público tiene preferencia de cara a salvar el pellejo.

    El dinámico y competitivo motor del mundo se va a pique. Naufraga. El desastre se nos echa encima. El fracaso parece total y el trágico asunto está fuera de control. Sólo queda lanzar un grito. ¡Sálvese quien pueda! Acaudalados y astutos primero.       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook