Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La esperanza del teléfono

    ¿Es ahí el Teléfono de la Esperanza?... No, que estoy deprimido, tengo ansiedad y me subo por las paredes. Verá. Estoy deprimido porque me he quedado en la ruina. Tengo ansiedad porque no hay perspectivas de que mejore el paisaje. Y me subo por las paredes por las dos cosas que acabo de decirle. ¿Qué puedo hacer, oiga?...

    Lo de tranquilizarme ya lo he probado. Me pongo peor y no sólo me subo por las paredes de mi casa sino también por las del edificio. Ahora le hablo desde la azotea y me entran ganas de lanzarme a la calle. De momento no voy a saltar. Voy en pijama y me daría mucha vergüenza de que la gente me viera desarreglado.

    Sí, he ido al psiquiatra. Me tomo grageas pero yo sigo en la ruina y sin perspectivas de que mejore el paisaje. No sé qué hacer. Necesito salir de la quiebra y que el panorama se aclare. Ya sé que ustedes no son prestidigitadores y que no pueden conseguirlo todo. Tenía necesidad de que me escucharan y por eso he llamado...

    ¿Cómo dice? ¿Que usted está en la misma situación que yo? ¡Estupendo! Escuche. Lo que tiene que hacer es tranquilizarse, ir a la consulta pisquiátrica y tomar pastillas. Si eso no funciona llame al Teléfono de la Esperanza... Intuyo que alguien le cogerá el aparato y le dirá que está en las mismas condiciones que usted... En fin. No sé si tirarme al vacío o marcharme a mi casa para seguir subiéndome por las paredes. Adiós, adiós.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook