Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La gorda y el Gordo

    Nos han tocado la gorda y el Gordo. Hay que celebrarlo a lo grande. El nuevo César, por la gracia de Dios y de las urnas, va a ser un angelito con los fuertes y un látigo para los débiles que no tienen suficientes vitaminas en los bolsillos. Muchos de ellos le llevaron con alegría y a cuestas hacia el trono de emperador. El diluvio que se avecina, con la venia europea y estadounidense, no lo bloquearán los paraguas agujereados de la agujereada población. Pero no importa. Hay que celebrarlo a lo grande porque es Navidad, según dicen las tiendas. 

    Sabemos que lo responsable es arruinar a una mayoría que sostiene los cimientos de la cosa y a los depredadores que nos acechan con afilados colmillos. Es la fórmula infalible de los jefes del cotarro en aras de la austeridad y aun a costa de suprimir el aire al vecino. Pero no importa. Hay que celebrarlo a lo grande. 

    Nos llevan al matadero de los ajustes y nosotros les felicitamos amorosamente las Pascuas y les deseamos prosperidad como mandan los cánones. Los atropellos se irán amplificando, en sesión continua y con permiso del personal, por todos los que exigen sacrificios y nunca se arrugan. Ahí tienen a los profesionales del fraude fiscal y de la evasión de impuestos, que ascienden a la cantidad de unos 90.000 millones de euros al año. El equilibrio presupuestario se podría garantizar si se persiguiera firmemente a los defraudadores con aroma a Varón Dandy. Pero no importa. Hay que celebrarlo a lo grande porque es Navidad, según dice el calendario.

    Los poderes financieros y de cualquier tipo pueden comer turrón tranquilamente. Y los derechos sociales y laborales tocan la zambomba y levantan el cava en honor de nuestros pobres jerifaltes. Ellos merecen todo el sacrificio que hagamos. Las medidas económicas y los recortes no servirán para crear empleo decente ni para huir del túnel. Pero no. No importa. La factura de la crisis debemos abonarla nosotros. Así que vivan la recesión y la regresión musicalizadas con villancicos y adornadas con polvorones y mazapán. Hay que celebrarlo a lo grande. Ya es Navidad, según dicen las luces encendidas alrededor de nuestros apagados corazones.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook