Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La gran cocina del mundo

    Como describe Arnold Wesker en su obra teatral La cocina, “las personas van y vienen, y no pueden quedarse el tiempo suficiente para comprenderse. Las amistades, los amores y las enemistades se olvidan tan pronto como se realizan”. Usted ha conocido a gente. Mucha o poca. Ha tenido amigos que ya no tiene. Compañeros de pupitre, de clase, en el patio del colegio, en el barrio…

    Con ellos y ellas compartió situaciones, juegos y vivencias. Y tuvo conocidos... Alguien más especial o algún cómplice entrañable. Gente que estuvo con usted y no está. Que no sabemos dónde anida o que, tal vez, ha pasado cerca de nosotros sin darnos cuenta.  

    La gran cocina del mundo

    Cerca y lejos. Lo que fue y ya no es. ¿Qué habrá sido de…? ¿Dónde estará…? Cada uno por su lado. Las hojas se las lleva el viento, aunque quedan las huellas, que no se diluyen, y el desván de la memoria. Todo puede parecernos un sueño más o menos lejano en este gran teatrillo del mundo, evocando a Calderón, con sus entradas y salidas.

    Según Shakespeare, todos somos comediantes y representamos muchos papeles. Sujetos de esta comedia, tragicomedia o farsa con sus correspondientes decorados… De este drama, sainete o esperpento con su inicio, nudo y desenlace. Tipos que se acomodan simplemente a la función establecida. O que se rebelan y no quieren asumir ese guion. Que pretenden escribir y protagonizar el suyo propio, dentro de lo que cabe.

     

    La gran cocina del mundo

    Una cocina, sí, donde las personas van y vienen. Las hojas se las lleva el aire, pero las huellas quedan. Solo somos dueños de nuestros pensamientos, de nuestro ser interior. “Pienso, luego existo”, escribió Descartes. Luego insisto, incluso. Es decir, crecer interiormente, mejorar y superarnos.     

    Pinchen estos enlaces de teatro

    https://youtu.be/hiZQNRhSmwY    

    https://youtu.be/ZWBbwTcGr0Q

    https://youtu.be/mR5EMMDcL9U

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook