Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Misa de réquiem

    Los sectores más privilegiados son los que ganan muy especialmente con “la ideología que ha traído el mayor progreso a la humanidad”. Ya se sabe que el mundo lo construyen los tontos para que vivan los listos. Las sobras para los trabajadores. El plato gordo se lo quedan las élites. Esto resume la actitud de essa clase de sujetos que pregonan sus bondades con el cinismo, la ridiculez y la huida hacia delante que les caracterizan.

    El abuso, como forma de prosperidad para unos cuantos sobre todo, es la norma legal de esta gente y de sus cómplices. Poco a poco inyectan ese veneno en cada una de las medidas que toman. Y la ruina ajena, la precariedad y la ausencia de empleo digno y de futuro, en suma, se imponen actualmente, a la vez que los derechos laborales y sociales se esfuman en sesión continua. Dicho esto, nuestro país es junto a Siria el lugar donde más aumenta la percepción de la corrupción.

    Los recortes en educación y sanidad evidencian el talante de las tijeras. En claro perjuicio de los ciudadanos. El clasismo es la forma de entender el progreso bajo la bendición religiosa de nuestro aconfesional Estado de malestar. Menos mal, eso sí, que el jefe de la Conferencia Episcopal pide a los políticos respetar la Constitución. Pero sólo en lo que respecta al debate soberanista catalán.

    La idea de la represión avanza con el objetivo de consolidar estas políticas que atentan contra la dignidad y las libertades. Incluso el Consejo de Europa da capones a la nueva Ley de Seguridad Ciudadana o a las concertinas de la valla melillense. La seguridad es perturbada, sí. Por quienes atentan contra la población.

    Las ofensas y las vejaciones las patrocinan ellos en realidad, no los que lanzan gritos de protesta. Ésta es la sociedad democrática basada en el uso de la arbitrariedad. ¿Multas? Sí. A los ángeles de la guarda que nos controlan. Mejor todavía, darles un empujón urgente y que no vuelvan a manejar la batuta a su antojo.

    Por cierto, otro infeliz aniversario, ya que se acaba de celebrar el Día de la Constitución cuando cumple 35 años entre voces que reclaman reformas y un modelo federal con el fin de dar solución al problema abierto con Cataluña. Los socialistas quieren blindar en la Carta Magna los derechos sociales básicos. Nunca es tarde para enmendar errores. Como dar “prioridad absoluta” a la cobertura universal de los servicios públicos por encima de cualquier otro gasto.  

    Basta con citar algunas ideas del preámbulo de la Ley de Leyes, letras inapreciables en la práctica con la excusa de la crisis. Promover el bien o garantizar la convivencia conforme a un orden económico y social justo. Estupendo. Ya ven el paisaje. Y no es por casualidad. O el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida. En declive ambas cosas a día de hoy. En fin. En vez de confeti, que suene una misa de réquiem. De momento.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook