Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 03
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No se puede

    Ya sabemos que la búsqueda rigurosa de soluciones no está bien. Luchar en serio contra la corrupción es casi un delito. La evasión fiscal es lo lógico, y frenar privatizaciones, a favor de ciertos objetivos sociales, es una desfachatez. Es intolerable mejorar la situación de los más necesitados, así como el normal acceso a una adecuada sanidad universal es un despropósito insostenible…

    La política europea de la señora Merkel es el único camino, y otras alternativas no se pueden permitir. Eso es una amenaza. Hay que cumplir y pasar por ese aro con alegría y por muy estrecho que sea. Si Berlín y Bruselas se endurecen, debemos asumirlo sin rechistar, dando las gracias de rodillas o haciendo reverencias a nuestras autoridades competentes.

    No hay alivio posible a la pesada carga de los ciudadanos. Ni falta que hace. No caben otras cosas que no sean los grandes sacrificios de la gente. No se debe dar ningún margen de actuación a nadie, y que las firmes posturas de nuestros acreedores sigan venciendo. Los enemigos no son nuestros adorados superiores, sino quienes no se inclinen ante el poder de las especies dominantes.

    Los “incentivos perversos” podrían mejorar la salud de algunos países… Eso está muy mal porque hay que rendirse y seguir asumiendo las reformas que Alemania considere imprescindibles. Por todas estas cuestiones, domestíquese al indócil para convertirle en perrito fiel de nuestra señora Angela y de los demás dioses del olimpo internacional. Los únicos que pueden tensar la cuerda son ellos. Respeten los gobernantes de otra clase esas inviolables normas y a callar.

    Por supuesto, las deudas públicas no se pueden auditar, renegociar o reestructurar con el fin de sacar beneficios a las posibilidades de crecimiento. Aunque sea para beneficiarse mutuamente. ¿Queda claro? Nada de relajar las condiciones para poder salir adelante. Que no se busquen aliados en las instituciones europeas ni se llegue a conseguir consensos. No respiren y obedezcan.

    No se puede

    No se revise el gasto ni se ingrese más. El pleno empleo y el bienestar social son una auténtica bobada. Que el BCE no financie a los gobiernos, por favor, y no será necesario evitar tensiones relacionadas con las economías. Sería un disparate subir los salarios, elevar las cotizaciones sociales, rebajar la edad de jubilación o una reducción de la jornada laboral que contribuya a aumentar el número de trabajadores. Convénzanse ustedes y enarbolen la bandera de la desigualdad.

    Sí es preciso estimular el sector privado. Pero sin que ello suponga echar el cierre a la precariedad. ¿Creación de empleo público que mejore y amplíe los servicios del Estado de Bienestar? Pues no. Una tontería. Como lo de aumentar los impuestos a los ricos y combatir el fraude… Penalícense a las rentas salariales. No lo olviden. Las inversiones especulativas deben triunfar siempre. Y que los sindicatos sigan sin levantar cabeza.

    Los ERE representan una sobrecarga oscura para la Seguridad Social… ¿Y qué? Todo sea por ciertos intereses empresariales. ¿Una renta básica destinada a sujetos sin recursos? Horror produce pensarlo. Terror también provoca aumentar las infraestructuras sociales. O gastar más al servicio de la ciudadanía en educación, sanidad y en lo que haga falta. No es de recibo cambiar el orden de prioridades a la hora de tomar medidas políticas e invertir.

    No se piense en una banca pública que garantice el crédito. Los derechos se han recortado y tienen que continuar así. En beneficio de los españoles. Por tanto, no apostemos por nuevos tipos de producción y consumo de energía. Para qué quieren algunos fomentar la investigación y la educación…

    ¿Poner en marcha nuevos procesos productivos? ¿Reforzar el sistema educativo? ¿Seguimiento de la formación en el seno de las empresas? Puras y simples idioteces.  Quiera Dios que estos planes endemoniados, que buscan mejorar la situación económica y social, no prosperen ni se pongan nunca en órbita.

    Es incomprensible que el Papa arremeta contra el absolutismo de “las reglas del mercado”. Cómo se atreve a cuestionar el credo nuestro de cada jornada… El pan es una mercancía y con el pan y con lo que corresponda sí se juega. Satisfacer las necesidades de la mayoría no es lo más idóneo. Ni consolidar una mejor democracia. La conclusión es fácil. Asuman lo inevitable y no choquen con los dirigentes de esta índole. Tampoco lleven la contraria a las altas esferas del poder económico y financiero. ¡No! No se puede.

    Pinchen el enlace cinematográfico   http://youtu.be/3XgiNIHHybA 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook