Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 27
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Porras, churros, coces y porrazos

    No se pueden aguantar las movilizaciones de los jóvenes. Ni de los mayores. Debemos reprimirlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo del Gobierno. Con la porra en la mano y a la cabeza o donde sea menester. Las moscas que protestan deben ser silenciadas. A cañonazos si es preciso.

    Las cargas policiales son una bendición del cielo para coser la boca a los estudiantes de humildes familias que alzan la voz. Al enemigo ni agua, ni pan duro, ni gaseosa. Los enemigos a batir son los que piden justicia social, los que despiertan del letargo y se enfrentan a nuestras justas, equitativas y legítimas ruedas de molino. Quienes denuncian, con la bufanda puesta, frío en las aulas, falta de recursos, de profesores, edificios en mal estado, recortes en interinos o económicos. Y hay que premiarles con chichones o magulladuras por el cuerpo. 

    Hasta se atreven a anunciar acciones judiciales contra la represión a porrazos y a patada sucia. ¡Menuda cara! Sepan que no hay ningún recorte en Educación. Sólo "ajustes retributivos que afectan al personal docente". Indecente para ser más exactos. O sea, que la realidad es una mentira y la malvada oposición calienta la atmósfera porque se aburre.

    No olviden que tenemos luz verde, por la gracia de las urnas, para triturar, hacer churros y estafar a fondo a la población con el pretexto de la crisis y de la herencia recibida. Eso sí, con una próxima ley de transparencia para despistar un poco. Compréndanlo. La estrategia del miedo es indispensable para justificar nuestras coces. Para que todos las asuman inevitablemente y pasen por el aro más estrecho posible. Con la venia o sin ella.

    ¡Sacrificios, señoras y señores, sacrificios! Menos rebuznos en defensa de la enseñanza pública y contra la inexistente corrupción política de los nuestros. Por las buenas o con las botas y con las porras desenfundadas. Ustedes eligen. Que para eso vivimos en democracia.  

      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook