Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 12
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Proverbios irreverentes

    A mal tiempo, no te cruces de brazos. Porque más vale tarde que nunca para dar un giro a esta situación. Ya ves. A Dios rogando y con los recortes y otras lindezas dando. Por eso, a grandes males, grandes remedios con otras medidas políticas. No lo olvides. El gato escaldado, del agua fría de los bribones huye. Y es que al hombre osado y corrupto, a ser posible, la fortuna le da la mano. Nunca es tarde si otro tipo de reformas son buenas.  

    A palabras necias, oídos despiertos. Ya está bien con esto de que la letra de los ajustes oscuros con sangre entra. De los escarmentados nacen los avisados. ¡Espabila! Tras la tempestad viene la calma si hacemos algo para que llegue. Ya se sabe. El amo imprudente hace al mozo inteligente más que negligente.  

    A falta de pan, buenas son tortas contra los que provocan miseria. A cada pajarillo parécele bien su nido, suponiendo que lo tenga. De aquí a cien años, todos en la precariedad si seguimos así. O sea, que no vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer. Ojos que no ven, golpes que te atizan.

    Para muestra, basta un botón. No hace falta una botonería. Al pan, pan, y al ciudadano, cortes de manga. De acuerdo. Nunca llueve a gusto de todos. Pero algunos siempre llevan paraguas. Es cierto. Cuando la zorra predica no está segura la población. Quien mal te quiere te hará llorar con sus abusos de poder... La cuestión es que el infierno de algunas políticas está empedrado de buenas intenciones, según nos dicen.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook