Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 15
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reinterpretación actual del Guernica

    Picasso ha cumplido 130 años. Es un pintor un poco mayor pero siempre está joven. Bebe por las mañanas el elixir de la eterna juventud y se conserva estupendamente. Emplea las formas geométricas del cubismo y el otro día terminó un cuadro. Lo llama el Guernica, un símbolo de los terribles disgustos que las hazañas bélicas de los mercados financieros y de las grandes fortunas infligen a la gente de a pie con la bendicíón de los organismos e instituciones correspondientes. 

    No lo ha pintado para decorar. Es un instrumento de batalla ofensivo y defensivo contra el enemigo. En el panel central del gran óleo vemos un caballo agonizante y a una mujer portadora de una vela y con la mirada perdida. El presupuesto familiar no da para mucho. El jamelgo estuvo trabajando en un hipódromo. Ahora sufre. Está en el desempleo y no tiene subsidio ni alfalfa.

    En el lateral de la derecha del lienzo hay una casa en llamas con una señora herida y gritando. No me extraña. La vivienda arde por el incendio de la crisis económica y la inquilina llama a los bomberos desesperadamente. No acuden. Es un piso de alquiler y no puede abonar las mensualidades al propietario.

    A la izquierda, un toro ibérico, aguantando las cornadas de la recesión, y otra buerna mujer con un hijo muerto de horror ante la falta de un próspero futuro. La parte central del cuadro acoge los restos de un guerrero, un obrero realmente, lo cual es lógico cuando alguien salta por el aire como consecuencia de los bombazos de los más fuertes. En fin. La espada rota y la flor significan un rayo de esperanza en este descorazonador paisaje. 

    Una bombilla da luz en una atmósfera oscura. Debe estar a punto de ser cortada por falta de pago. El lienzo da cobijo a la silueta de una paloma situada entre el toro y el caballo, a la altura de sus cabezas. No resulta fácil de observar. Está pachucha y representa la tranquilidad destrozada y la ausencia de granos que llevarse al pico. Bajo las nalgas del caballo existe una flecha oblicua que simboliza la elevación del espíritu sobre la opresión de los poderes hegemónicos.  

    Un hombre implora mirando al cielo de los poderosos para que dejen de bombardear con los recortes de la crisis, que sólo hacen impacto en los débiles derechos de la debilitada población. Ya ven. Picasso sigue en plena forma a sus 130 años. Que siga cumpliendo. Que siga. 

      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook