Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 31
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reloj, porfa, no marques las horas

    Hemos atrasado el tiempo al retrasar los relojes una hora. Hubiese preferido atrasarlos dos horas. Incluso veinticuatro horas. Hoy sería ayer y hoy no habría llegado aún. Podríamos retrasar los relojes un año. Y ahora estaríamos en 2010. O retrasarlos varios años, hasta antes de la recesión que nos tiene acatarrados o con pulmonía. Seríamos más jóvenes e intentaríamos hacer algunas cosas de otra manera seguramente.

    Yo retrasaría los relojes horas, horas y horas... Les quitaría las agujas a todos para que no pudieran marcarlas. Estaría bien un volver a empezar. Comenzar de nuevo con la experiencia de lo ya vivido. Soltar lastres y tener la oportunidad de hacer rectificaciones. Y así todo el mundo. Es mejor atrasar el reloj que adelantarlo. Cuando se adelanta una hora avanzamos en el tiempo y nos hacemos un poco más mayores. Y no digamos si lo adelantásemos horas, horas y horas... No, no. Es mejor lo contrario. 

    No hay que tener prisa por mucho que se tenga. Es preferible ir despacio pero seguro. Pisar el freno o echar el freno de mano para congelar la vida y saborear esos minutos que se nos escapan a gran velocidad. El presente queda convertido en ayer demasiado pronto. El futuro llega con alas y se transforma en pasado enseguida.

    Desde luego, yo no he retrasado el reloj una hora sino varios años. Soy más joven, me siento con mayor optimismo y espero seguir atrasándolo cada vez que lo considere oportuno. No quiero tropezar dos o más veces en la misma piedra o en piedras distintas. El problema es que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces, tres, cuatro...   

     

      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook