Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Santo y Santa

    Me llamo Noel y soy santo e incluso Santa. Trabajo como repartidor de regalos, me cuelo por las ventanas y dejo los obsequios al lado de la chimenea, suponiendo que esté y no se haya ido. Doy juguetes a los chavales en Navidad y voy volando en un trineo, ecológico y sin combustible, tirado por nueve renos y medio. Yo antes era gordito y barbudo. Llevaba un traje rojo y blanco y un gorro para no enfriarme.

    Vivía en el Polo Norte, en una mansión de hielo, y el mayordomo era un pingüino con frac. Un oso blanco solía comerse a las visitas inesperadas y tenía una foca muy simpática que decía "¡guau!" y me alcanzaba las zapatillas o el periódico. Comía latas de sardinas y dormía en un barreño con agua caliente para no pillar un resfriado. Yo no. La foca. 

    Mi mujer, la señora Claus, era un ama de casa con bigote y barba blanca también. Ahora no. Hoy es esteticista y vivimos en una casita de madera en el bosque de Sherwood. Unos duendes me ayudaban a construir las cosas que pedían los niños a través de cartas. Demasiado curro. Actualmente, chicos y chicas me piden los regalos por e-mail o SMS y se compran con tarjeta de crédito.  

    Pero este año ha sido diferente. Como no tenía un céntimo por lo de la crisis, me dediqué a quitar dinero a los ricos para comprar obsequios a las familias pobres. Los guardé en mi saco mágico... Y no, no quiero ser un simple producto comercial al servicio del consumismo, sino un defensor de los menos afortunados. Soy santo e incluso Santa. No sólo eso. Un noble e indignado bandido que piensa hacer frente a los que utilizan su potestad para apoderarse de todas las riquezas.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook