Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Talía y Melpómene

    Hoy, día 27, es el día de los enamorados del teatro. El viejo arte de Talía, servidora, y de Melpómene, mi compañera. Musas de la comedia y la tragedia, respectivamente. El viejo tinglado de la antigua farsa. El de aquellos cómicos de la legua que iban de pueblo en pueblo. Una jornada teatral en tiempos de crisis. Pero es que el teatro siempre ha estado así con su salud de hierro. 

    El Día Mundial del Teatro sopla las velas de su 50 aniversario con un mensaje del colega estadounidense John Malkovich. En él nos dice que el trabajo escénico debe ser "convincente y original. Que sea profundo, conmovedor, reflexivo y único". Estamos de acuerdo, John. Ahora bien, en nuestro paisaje no abunda esto precisamente. Todo lo contrario. La búsqueda de la risa a cualquier precio. Vender butacas lo más fácilmente posible y satisfacer las pocas exigencias de la mayoría.

    Sigue Malkovich diciendo: "Reflejar la cuestión de lo que significa ser humano y que dicho reflejo sea guiado por el corazón, la sinceridad, el candor y la gracia". Lo cierto es que sobresale la ingenuidad e incluso, en no pocas ocasiones, la puerilidad, querido John. El conservadurismo ordena y manda. Siempre ha sido así. Y más ahora. 

    El intérprete cinematográfico de Las amistades peligrosas, En un lugar del corazón, En la línea del fuego o Los gritos del silencio, aunque sea hombre de teatro sobre todo, subraya en dicho mensaje otros aspectos. Empuja a que se superen la adversidad, la censura, la pobreza y el nihilismo con talento, rigor, humildad y curiosidad.

    Invita a que los creadores se hagan una simple pregunta: "¿Cómo vivimos?" De eso se trata, distinguida concurrencia. Sin embargo, el interés económico, por encima de otras inquietudes o del riesgo, y la evasión, no siempre plausible, se llevan el gato al agua... La cosa puede atraer a muchos a pesar de que el panorama no favorezca los verdaderos intereses artísticos y de la cultura. Así estamos en términos generales. Se lo dice a ustedes, señoras y señores, Talía. Servidora.       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook