Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Teatro político europeo

    En los escenarios de la política europea, europena para ser más rigurosos, se cultivan diferentes géneros en los que interviene el personal. Personajes desgarrados por las fatalidades que crean los responsables políticos y de la economía con sus decisiones y motivaciones. Empujándonos hacia un determinado destino. 

    La tragedia griega y el drama español o italiano presentan la lucha por conseguir una felicidad que no siempre surge o dura. El carácter melodramático revela los malos sentimientos que anidan bajo el barniz de la aparente decencia. Un patetismo con sucesos ásperos o profundas desilusiones acompañadas por la inquietante y melancólica sonoridad de un violín.

    Hay héroes, heroínas, villanos y poderosos bufones. Gritos, llantos, risas, contrastes entre ricos y pobres, perfiles tópicos, cuestiones de dignidad... Un folletíín por entregas con enredos, intrigas, contrariedades y contradicciones. Los hechos inesperados o absurdos no faltan en las acciones tragicómicas que nos envuelven. Ni tampoco las confusiones y el ridículo en muchos pasajes.

    La realidad cotidiana y la hipocresia moral palpitan en este sainete. El sentido trágico de las cosas se vislumbra con una estética sistemáticamente deformada. Como la deformación grotesca que puede verse a través de los espejos cóncavos del esperpento a la española. Pero siempre existe, dentro de lo que cabe, la posibilidad de la improvisación escénica.

    La posible subversión de unos participantes que prefieren ser dueños de sí mismos y realizar su propio futuro. Poder cuestionar las distintas clases de poder y las convenciones sociales en una farsa donde ciertas conductas provocan estupor, una mueca con amarga sonrisa, lágrimas o algunas carcajadas.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook