Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 06
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Virus sin ética

    Los virus sin ética de la crisis alteran el funcionamiento de las cosas. Lo infectan todo y destruyen de forma intencionada lo que se ponga por delante. Tienen la función de extenderse, son nocivos, tienen una carga que nos bloquea y que provoca perjuicios importantes en la realidad diaria.

    El código de los virus queda alojado o residente en la memoria RAM de nuestro entorno y toma el control de los servicios básicos del sistema. Ensucia, no se enjabona y se graba en nuestro disco duro. Los maliciosos programadores de los virus de la crisis o de la recesión nos atacan los puntos débiles y consumen nuestros recursos.

    El siniestro programa atenaza con sus redes y nos controla la polución constante. Los virus aprovechan nuestra vulnerabilidad, se infiltran y contagian a los pobladores. Así, la situación se pone inestable e insostenible. Ahora bien, los riesgos se reducen con los indignados antivirus. Los detectan y caen al suelo. Contienen o paran la contaminación... Frenan las infecciones y disminuyen la inseguridad y sus perniciosos efectos.

    Los virus varían según su labor o la manera en que se ejecutan en la sociedad alterando el normal mecanismo de ésta. Nos birlan lo que pueden y lo que no pueden. Algunos tienen la propiedad de duplicarse y de penetrar por las rendijas hasta el último rincón del mapa. Se activan y explotan. Los hay mutantes que cambian y no resulta fácil su detección y eliminación...

    Los virus sin ética de la crisis, de la recesión o de la austeridad corroen sobre todo a los más débiles y con menos capacidad de autodefensa. Dificultan un saludable y sostenible crecimiento e imponen unas bases de papel que estimulan el pesimismo de la mayoría y el optimismo de una poderosa minoría.     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook