Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 15
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    liderazgo emprendimiento

    Cómo debe ser un líder

    Cómo debe ser un líder

    Uno de los principales problemas que tenemos en España es el del liderazgo, y no me refiero sólo a las chapuzas que hacemos con nuestras marcas a nivel internacional (casos como los del aceite, el vino o el cava), sino a que en las empresas se tiende a poner al frente de los equipos a personas que caen bien, son “primos de” o cuentan con tal o cual titulación. Pues señores, así no son las cosas, ya que a la hora de escoger un líder de equipo una empresa no puede y no debe basarse en aspectos tan banales, que si bien por la parte de las titulaciones puede que tenga cierto sentido, éste no es determinante. Tenemos una gran confusión al respecto, y por ello me gustaría daros mi visión de qué se necesita para ser un buen líder (una descripción que normalmente suele cuajar con emprendedores de éxito o directivos de grandes compañías).

    Visión

    Un líder debe tener la capacidad de poder anticiparse a los sucesos, a las necesidades y a los cambios. Debe tener una visión global del proyecto y un conocimiento de cada aspecto que le permita ver aquellos puntos que fallan antes de que sea demasiado tarde. Y a la vez debe saber por donde y hacía donde dirigir a su equipo.

    Motivación

    De poco nos sirve tener una persona con unas capacidades de liderazgo enormes si a la hora de la verdad está quemada con la compañía o en su vida personal; situaciones que pueden acabar influyendo en su desempeño. El líder debe ser una persona proactiva, feliz, que esté dispuesta y siempre esté tirando del carro.

    Emociones fuera

    Un líder no se puede permitir transmitir malas sensaciones a su equipo, ya que debe ser siempre positivo ante todas las situaciones. Y si éstas son malas debe saber cómo coger una salida y evitar un desastre, por lo que siempre debe tener un plan B. Evitar transmitir preocupación o desespero se convierte en algo vital.

    Ser un buen guía y dar ejemplo

    Un buen líder debe ser capaz de ayudar a sus empleados cuando éstos tengan problemas y motivarlos para que puedan dar lo mejor de si. No siempre es fácil, pero deberá poder levantar al equipo en situaciones delicadas. Y claro está tendrá que dar ejemplo de ello siendo el que más duro trabaje.

    Riesgos

    Una empresa o un proyecto no triunfa si no asume riesgos. El líder deberá saber hasta donde puede estirar la cuerda sin que ésta llegue a romperse.

    Prepotencia y alegría

    Hay líderes a los que se les suben a la cabeza sus responsabilidades, y lo peor de todo es que tienen superiores a los que ésto les parece bien. He tenido la oportunidad de cruzarme con éstos en varias ocasiones y es una situación penosa. ¿Un buen jefe debe tratar con dureza a sus empleados?¿Así le respetarán más? Craso error. Obedecerán por miedo. Un buen líder debe dejar la prepotencia de lado, mancharse las manos cuando haga falta con trabajos que no sean “de su nivel” y ser respetuoso y amable con los empleados. Con ésto conseguirá que éstos trabajen no por miedo, sino por evitar defraudar a su jefe, a su líder. Hay mucha diferencia entre el miedo y el respeto.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook