Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 30
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    fondo de emergencias

    Cómo mantener un fondo de emergencias

    La tranquilidad personal y del grupo familiar es un elemento indispensable para cualquier individuo. No obstante, ciertos hechos pueden provocar la pérdida de esa tranquilidad al poner en riesgo nuestra estabilidad económica. Me refiero a las emergencias económicas.

    Cómo mantener un fondo de emergencias

    Una emergencia económica es cualquier hecho imprevisto que nos haga salir de la rutina económica o del presupuesto estimado, como en el caso de una afectación de salud, daño causado al vehículo o la reparación de algún artefacto del hogar. En cualquier caso, se trata de un gasto que no estaba presupuestado, entonces, ¿de dónde saldrá el dinero para costearlo?

    Es ahí donde recae la importancia de mantener dentro de nuestro presupuesto mensual una partida destinada al fondo de emergencias, cuyo principal objetivo es costear los gastos imprevistos sin afectar nuestra estabilidad económica. No trates de subestimar la importancia de este recurso. No importa lo que hagas, siempre surgirá un gasto imprevisto que pondrá en jaque tu economía.

    Creando el fondo

    De seguro tu primera interrogante es ¿cuánto debo destinar a este fondo? Pues no existe un monto fijo, ya que debes evaluar tu entorno, tomar en cuenta la cantidad de personas que están a tu cargo y sus edades, tu estabilidad laboral, tus gastos fijos y, por supuesto, tu nivel de ingreso.

    Aunque no existe una única fórmula, los expertos recomiendan que tu fondo de emergencia debe estar compuesto por la cantidad de dinero equivalente a 3 o 6 veces la suma de tus gastos fundamentales; es decir, los gastos de hipoteca, alquiler, alimentación, transporte, etc. Claro está, esta cantidad no aparecerá en tu cuenta de un día para otro, debes incluir una cuota en tu presupuesto mensual exclusivamente para esta partida, ir aumentando el ahorro hasta completar el monto planteado. Esto podría tomarte varios meses.

    Además de costear gastos imprevistos como los mencionados anteriormente, el fondo de emergencia te permitirá mantener la estabilidad económica en caso de perder tu trabajo. Momento en el que podrás contar con un colchón para resolver los gastos fijos sin tener que recurrir al endeudamiento.

    Esto último es un objetivo fundamental del fondo de emergencia, pues tener que recurrir a un prestamista o a una entidad financiera para solicitar un crédito ante un imprevisto implicará una desestabilización presupuestaria, además de agregar un elemento más a tu lista de gastos mensuales y generar stress en el entorno familiar por la presión de tener que cumplir con ese compromiso financiero.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook