Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 12
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    autonomo facturar

    Facturar sin ser autónomo

    Facturar sin ser autónomo

    Uno de los principales problema a los que se enfrentan los emprendedores cuando van a comenzar un proyecto es el tema de autónomos; algo ineludible, pues se quiera o no, para realizar una actividad económica, hay que abonar los más de 260 euros mensuales a la Seguridad Social correspondientes al RETA. Que bien mirado es una bobada, pues no hace más que potenciar las actividades “en B”. Ahora bien, ¿realmente es necesario pagar la cuota de autónomos para poder emitir facturas? Si bien es lo más recomendable no siempre es 100% obligatorio.

    No siempre es obligatorio pagar la cuota de autónomos

    Así es, no siempre es obligatorio pagar la cuota de autónomos, pues resulta que la ley indica que uno debe inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cuando se vaya a realizar una actividad económica de manera habitual. Y claro, ¿qué significa ese “de manera habitual”? No se especifica, por lo que ahí tenemos un fallo en la redacción de la ley; y claro, este parámetro quedaba al libre albedrío del funcionario de turno; con la problemática de que lo que un día podía ser correcto, al siguiente, con otro trabajador público, no lo era, por lo que la sanción quedaba en ciernes.

    Pues bien, esta situación ya no está así, pues el Tribunal Supremo tuvo que entrar por el camino y determinar qué significaba ese “de manera habitual”, estableciendo así un baremo lógico. Éste no fue otro que el Salario Mínimo Interprofesional, que en estos momentos se sitúa en los 756,70 euros brutos mensuales. Es decir, que aquellos que facturen más de ese importe tendrán que estar inscritos en el RETA sí o sí. Y cuidado, que he dicho “facturar”, y no “ganar” o algo por el estilo; y es que puede que facturéis 800 euros y al pagar la cuota de autónomos acabéis perdiendo dinero.

    Injusto, ¿verdad? En otros países de nuestro entorno es ciertamente diferente, pues lo que se hace es pagar en función de los beneficios obtenidos; es decir, lo que aquí denominamos “IRPF”. Muchos diréis que la Seguridad Social debe sustentarse con algo, y que este tipo de gravámenes son la clave; ¡y tenéis razón! Pero digo yo, ¿no sería más práctico facilitar las cosas a los nuevos autónomos hasta que comiencen a facturar cantidades que permitan la inscripción sin mayores contratiempos? Así se evitarían muchos fracasos de pequeños proyectos empresariales al inicio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook