Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    iniciar una startup

    ¿Iniciar una Startup será lo vuestro?

    ¿Iniciar una Startup será lo vuestro?

    Hemos hablado en otras ocasiones sobre ser autónomo o iniciar un nuevo emprendimiento, visto que la situación global de la economía hace más difícil conseguir empleo. Y bueno, el paso de ser un trabajador asalariado a un empresario autofinanciado nunca ha sido fácil; menos ahora, que parece que las opciones en este último sentido parecen cada vez más variadas.

    Además han ido apareciendo nuevos términos en el sector, como el manido “startup”, que desde hace unos pocos años ha arrasado por casa esquina por donde ha pasado. A simple vista, y por lo que traduce su nombre en inglés, alguien pudiera pensar que se trata de cualquier emprendimiento en sus inicios, pero en realidad no es así.

    ¿Qué es una Startup? Pues este es el concepto más adecuado que encontré en Internet: “una startup es una organización temporal en búsqueda de un modelo de negocio escalable y replicable bajo condiciones de extrema incertidumbre”. De este concepto podemos denotar algunas diferencias con un emprendimiento de índole tradicional.

    A diferencia de las empresas tradicionales, las Startup no poseen un modelo de negocio estandarizado. Por lo general se trata de un pequeño grupo de profesionales que se arriesgan a desarrollar una idea o modelo de negocio y crear un producto nuevo, casi siempre de índole tecnológica. Su objetivo es poder reproducir ese modelo de negocio con toda una gama de productos innovadores. Si la idea original no tiene éxito en un plazo corto, la Startup se declara cerrada y se comienza una nueva, con un modelo nuevo y productos nuevos.

    Por lo general las Startups son adquiridas por otras corporaciones cuando se ve que tienen potencial, y luego de esto sus creadores se embarcan en nuevos proyectos del tipo. El desarrollo de aplicaciones virales para teléfonos inteligentes también suele seguir este modelo de emprendimiento, y de ahí que veamos a Facebook comprando WhatsApp o a Activision Blizzard comprando a Candy Crush. Eso si, no os vayáis a pensar que la cosa en crear el proyecto y esperar a que venga una bestia de Internet a dejar sus billetes en el recibidor, pues que la cosa dista mucho de ello. Hay que tener mucho ingenio y suerte para avanzar en el mercado, y el futuro es muy incierto aún a pesar de ello. De ahí lo de “condiciones de extrema incertidumbre” que os comentaba anteriormente.

    Se necesita la unión de varios profesionales para iniciar una Startup: especialistas en ventas, diseño gráfico, investigación y producción. No es un tipo de empresa para el profesional que quiera trabajar solo desde su casa, aunque casos hay, y a montones además. Y es que por lo general no se requiere de mucho presupuesto para comenzar. Ahora bien, la recuperación tendrá que venir pronto, pues estas empresas no suelen tener fondos de contingencia considerables y no es sencillo aguantar sin ingresos.

    Si conocéis un grupo de profesionales emprendedores como los que hemos descrito y os queréis arriesgar en este tipo de negocios, tal vez os convirtáis en el próximo Google; una empresa mundial que comenzó como una Startup.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook