Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 02
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    igualdad de género

    La igualdad de género en el entorno laboral

    La igualdad de género en el entorno laboral

    Si bien se ha adelantado mucho a nivel mundial en cuanto al trato equitativo entre hombres y mujeres, según un informe del Foro Económico Mundial (2014) todavía hay mucho que hacer. Particularmente el informe señala que el mundo está todavía en deuda con a la igualdad de género en el entorno laboral. Según este informe esta desigualdad tal vez se subsanaría alrededor del año 2095, en caso de que no se tomen medidas más precisas.

    ¿Por qué, siendo que ya estamos bien adentrados en el primer cuarto del siglo XXI, todavía sigue siendo este un problema de tal magnitud? Mucho tiene que ver con los prejuicios culturales que permanecen en muchos países en vías de desarrollo y a la resistencia de algunos empleadores a flexibilizar la organización de sus empresas.

    Sin embargo, un aspecto que también se está tomando en cuenta es lo que tiene que ver con el trabajo doméstico, que tradicionalmente es realizado por mujeres, y que lamentablemente, o no se considera como contribuyente a la economía global al no ser remunerado o, en el caso de que si lo sea, los salarios pagados y los beneficios socioeconómicos como la seguridad social, son una fracción considerablemente inferior en comparación con otros trabajos. En este aspecto, algunos países han adelantado y puesto en vigor legislaciones modernas para lograr el pago justo y la cobertura social para las trabajadoras en el servicio doméstico.

    Es interesante ver cómo todos los informes imparciales indican que estadísticamente las mujeres son tan o más eficientes que los hombres hasta en trabajos de índole fabril, pues organizan mejor su tiempo, priorizan mejor las tareas, son más detallistas, etc. Es por eso que muchos empresarios están dando mayores oportunidades al género femenino ofreciendo mejores salarios, mayores beneficios sociales y flexibilizando las condiciones de trabajo para que puedan equilibrar sus responsabilidades laborales con las personales y familiares, y eliminando lo que se ha llegado a conocerse como el “techo de cristal”, es decir, la limitación en cuanto al ascenso a posiciones gerenciales y de alta dirección.

    En definitiva aún queda mucho por avanzar, y de cada paso que se va dando surgen nuevas posibilidades para las mujeres, que de seguro, en un futuro próximo, verán cómo de una vez por todas el trato se vuelve equiparable en el mundo de la empresa.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook