Blog 
No sin mis céntimos
RSS - Blog de Susana González

El autor

Blog No sin mis céntimos - Susana González

Susana González

Estuve dando clases de macroeconomía en la Universidad de Standford. Dejé todo aquello para dedicarme a crecer. Ahora mi clase tiene un aforo ilimitado y el pupitre está en tu escritorio.

Sobre este blog de

De donde inviertas, recogerás inversión. Invierte en futuro, invierte en ti.


Archivo

  • 05
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    espacios de trabajo

    Mitos sobre conflictos en el espacio de trabajo y cómo resolver

    Mitos sobre conflictos en el espacio de trabajo y cómo resolver

    Manejados correctamente, los conflictos pueden ser una fuente positiva de innovación y creatividad. En este artículo hablaremos sobre los mitos más comunes que se tiene sobre los conflictos que se producen en la oficina.

    El primer y mayor mito de todos es el pensar que los conflictos son negativos y deberían evitarse en el trabajo. Al contrario, cuando los problemas no se dicen o se ocultan, no son resueltos, y como acto siguiente se produce el efecto bola de nieve, donde se vuelven problemas cada vez más grandes y negativos. Un conflicto tiene que ser reconocido e inmediatamente abordado. Una falsa idea sobre el conflicto es que es una fuerza negativa,mientras que en el trabajo es a menudo la creatividad tratando de suceder, y las compañías inteligentes buscan la manera para aprovecharlo y sacar ventaja de ello. Los empleados a veces tienen grandes ideas para mejores soluciones, ayúdales a sintetizar estas ideas y luego evalualas y priorí¡izalas.

    Por otro lado tenemos uno relacionado con el anterior, y es que se piensa que la gente difícil siempre es la causa del conflicto, mientras que el mal comportamiento es ciertamente una causa que contribuye a que se produzca un conflicto; el no establecer expectativas realistas también es una gran causa de ello. Si la gente no entiende lo que la compañía, su jefe o los compañeros de trabajo esperan, puede desencadenarse la confusión y el conflicto. Establece expectativas temprano, empezando en la entrevista de trabajo. Haciéndole saber a la gente qué es lo que implica el trabajo y qué es lo que el éxito es para ti.

    En igual forma se debe tener en mente que en un conflicto siempre hay ganadores y perdedores. Una posición es un lado que tomamos en una negociación, o en este caso, en un conflicto; es lo que apoyamos o pedimos de la otra persona; intereses que realmente queremos –nuestras necesidades, deseos e inquietudes-. Cuando las posiciones se vuelven el foco de los conflictos, el problema se puede “arreglar” con cualquier solución. Enfocarse en los intereses, en vez de las posiciones es más efectivo.

    Y por último, pero no menos importante, es la creencia que se tiene de que el administrador tiene la total responsabilidad de arreglar los problemas que hay en su equipo de trabajo. A menos que el problema se trate sobre comportamiento o rendimiento que necesite ser abordado, un administrador no necesariamente tiene por qué involucrarse. A diferencia de los empleados, cuando los administradores intervienen y ejercen su autoridad, los empleados pierden la oportunidad de desarrollar sus propias habilidades en abordar un conflicto. Los empleados necesitan la libertad y autoridad de resolver sus problemas relacionados con su trabajo. Un principio sobre orientación laboral, de hecho, es una regla de oro: el hecho de que un conflicto debería ser resuelto por las personas que se vean involucradas.

     

    En conclusión, los conflictos en el trabajo son un mal necesario, ya que pueden ayudar a mejorar aspectos vitales de una organización o compañia.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook