Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 12
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    '12 años de esclavitud' - Voluntad de vivir

    Adaptación del libro autobiográfico de Solomon Northup, un ciudadano libre que fue vendido como esclavo y que vivió una auténtica pesadilla. Esta es, sin duda, la mejor película de Steve McQueen, el cineasta que ganó un prestigio un tanto exagerado su estilizada versión del martirio en‘Shame'. El brillante cineasta tiene la capacidad de agarrar con sus manos un tema a priori tópico, mostrar todas sus caras como si se tratara de un poliedro infinito. Así es ’12 años de esclavitud’.

    Si pensabas que habías oído hablar lo suficiente acerca de la explotación de la población negra en Estados Unidos con esta película el británico demuestra que hasta ahora no habías dedicado ni un minuto a pensar en ello. Son muy pocas las películas que en los últimos años han abordado la esclavitud y la mayoría de ellas son muy antiguas. Entre los largometrajes más cercanos, véase, ‘Amistad’ o ‘Lincoln’, de Steven Spielberg, o ‘Django desencadenado’, de Quentin Tarantino pero ninguna de ellas consiguió abordar con profundidad el asunto.

    ¿Demasiado pronto para afrontar sin tapujos uno de los temas que más ha avergonzado a Estados Unidos? McQueen rompe aquí esa barrera y desnuda uno de los temas casi tabú de la filmografía estadounidense con un relato real: el de Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor, ‘2012’) quien es privado de su libertad y termina en una plantación de algodón de Edwin Epps (Michael Fassbender, ‘El consejero’), un propietario extremadamente racista y abusivo que lo someterá a vejaciones y será testigo de cómo trata a otros esclavos, como Patsey (Lupita Nyong’o).

    ’12 años de esclavitud’, el gran drama central de esta temporada de premios y de películas pretenciosas de Hollywood es una película lo suficientemente madura y austera. Es una de esas películas en las que todo el reparto está de sobresaliente: ya sea en papeles más extensos (como el de Fassbender o el de su pareja Sarah Paulson, ‘American Horror Story’, que hace de dama sociópata de apariencia y gesto amable), o en papeles más cortos (el vendedor de esclavos interpretado por Paul Giamatti, ‘Los idus de marzo’; el esclavista con conciencia que interpreta Benedict Cumberbatch, ‘El quinto poder’; el capataz de Paul Dano, ‘Looper’; o las cuatro escenas del constructor canadiense que interpreta Brad Pitt, ‘Guerra Mundial Z’).

    Nadie escapa a los horrores de la esclavitud en esta cinta, ni siquiera los propios amos, que se convierten en monstruos para los esclavos y para sí mismos. Ese es el gran acierto del director británico que demuestra que la esclavitud fue un sufrimiento compartido por todos, una mancha negra en la historia del país que impidió a sus ciudadanos amar y empatizar con el prójimo durante un largo periodo de tiempo. Pero su mensaje, libre de moralina y propaganda, como sucediera en la reciente ‘El mayordomo’, no se limita a denunciar la explotación de las personas sino a mostrar una historia de la lucha por la supervivencia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook