Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 21
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El Cuerpo' – Sin cadáver no hay delito

    Una belenrueda es esa clase de película de nuevo cuño que por ahora ha dado una enmarcable trilogía: ‘El Orfanato’, ‘Los ojos de Julia’ y esta última, ‘El Cuerpo’. Deben estar dirigidas por directores noveles como Juan Antonio Bayona, director de la exitosa ‘Lo Imposible’, además de contener grandes dosis de terror psicológico, una trama criminal bastante rebuscada, traumas del pasado, mucha oscuridad y bastante lluvia.

    Un cuerpo (Belén Rueda) acaba de desaparecer de la morgue sin dejar ni rastro. Ahí comenzará una investigación comandada por un inspector de policía algo peculiar (José Coronado) que no tardará en buscar culpables: su marido (Hugo Silva) y la amante de éste (Aura Garrido). Este es el punto de partida de esta ópera prima del director catalán Oriol Paulo que mantendrá enganchado por completo al espectador, más por el ansia de conocer la resolución del caso que por el desarrollo de la trama, haciéndole sentir que está jugando al Cluedo, el popular juego de mesa de detectives de Hasbro.

    Según avanza la trama van surgiendo pequeñas pistas sobre la desaparición del cuerpo a modo de distintos flashbacks con Belén Rueda como protagonista, justificando así su presencia en el film, más allá de ser el cuerpo que da nombre a la película.

    La esposa del sueño de Antonio Resines en ‘Los Serrano’ cumple con un papel digno, que quizás le pesen las de sus predecesoras. Todo ello acompañado de una buena actuación de Hugo Silva, a pesar de un personaje bastante plano, y de una sorprendente Aura Garrido. Y de un José Coronado, alejado de aquel Santos Trinidad de ‘No hay paz para los Malvados’ que le valieron un Goya. Y es que con un peinado totalmente pasado de moda hace su interpretación llena de tics y gesticulaciones, más propia de un sketch de José Mota.

    Oriol juega a ser Hitchcock buscando exprimir espacios pequeños, dando una atmósfera sombría, donde no pueda faltar una tormenta nocturna, luces que se apagan y una banda sonora paralizante. Obviamente no llega al nivel del afamado director de ‘Psicosis’ al abusar de forma exagerada de truenos y relámpagos o de sonidos que cuya procedencia se desconoce que acaban restando credibilidad al film, que aún así consigue darle un final poco esperado.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook