Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 03
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El último desafío' - Bienvenidos a Somerton

    Ha vuelto. Diez años han pasado desde la última vez que vimos a Arnold Schwarzenegger en un papel protagonista. Su periplo político como Gobernador de California nos dejaron apenas un par de cameos en las entregas de Los Mercenarios. Pero ahora ha vuelto al cine, de dónde nunca debió salir. Lo ha hecho fiel a su espíritu, con una alocada historia propia del cine de acción de los 80 con muchas reminiscencias del fantástico western Río Bravo, protagonizado por John Wayne. Schwarzenegger vuelve más viejo, con un rostro en el que pese a las operaciones estéticas, podemos observar un demacrado que refleja a la perfección el paso del tiempo, al contrario de lo que podría pasar con otras estrellas de los ochenta como Stallone. Además la expresión de Schwarzenegger ha adquirido una huella similar a la que el paso del tiempo se dejó con Clint Eastwood, sumado al tono susurrante de ambos, hace que cada vez Arnie esté más cerca de ser la versión hormonada de Harry el Sucio, que recientemente ha estrenado ‘Golpe de Efecto’. Algo que también le ayuda a acercarse al perfil del sheriff que interpreta en ‘El Último Desafío’, y es que Schwarzenegger está ahora más cerca de ser ese hombre que ha tenido que soportar de manera infame el pase del tiempo que aquel cyborg del futuro que le proporcionó el estatus de estrella.

    Uno de los más peligrosos narcotraficantes custodiado por el FBI logra zafarse de la seguridad durante un traslado a prisión, gracias a una impecable operación de su organización criminal. Su objetivo es huir a México, pero para ello deberá atravesar un pequeño y apacible pueblo, Somerton. Una trama quizá demasiado básica, pero que destaca por su espectacular puesta en escena, su desmedido uso de la violencia y un irónico sentido humor, que nos remite al gran cine de acción de los 80, recuperando, como hiciera Stallone en ‘Los Mercenarios’, un gran espíritu nostálgico.

    Gobernator no podía hacer vuelto de mejor forma, con un producto especialmente ajustado a su medida. Allá donde no puede llegar con sus 65 años, lo alcanzan sus compañeros de reparto, que se convierten en un apoyo muy efectivo. Casi todos ellos interpretan roles con alguna particularidad que hará que esbocemos un sonrisa, pero sin duda es Luis Guzmán (‘Traffic’) en otra de sus brillantes apariciones, quien llena de carisma la pantalla con un personaje tan rocambolesco como campechano, encabezando lo más llamativo de unos secundarios conscientes de que la auténtica estrella es Arnie, que aquí está inconmensurable moviéndose como nadie sobre el terreno que mejor conoce. También destacar que el villano, como ya sucediera en ‘Skyfall’, lo interpreta un actor español. En este caso es Eduardo Noriega, que hace poco lo pudimos ver en ‘Una pistola en cada mano’. Su personaje no es gran cosa, debido a que es de ese tipo de villanos ya estereotipados y quedamos, pero cumple en un papel discreto para que, por lo que ya he comentado, todo está calculado para que brille el austríaco, y quizá por ello no se quiso dibujar un villano tan oscuro y poderoso que pudiera hacerle demasiada sombra al protagonista.

    Schwarzenegger ha vuelto, tal y como prometió, pero sin Contanstino Romero como doblador. Y lo ha hecho a lo grande, en un filme de acción que engrandece el espíritu del cine de acción como producto de entretenimiento. Una disparata locura, delirantemente divertida, dónde las frases lapidarias como la de “Bienvenidos a Somerton’’ que quedará grabada a fuego en la larga lista del historial del actor austríaco y otros momentos surrealistas de los secundarios, logrando la risa de los espectadores como si de una comedia se tratara.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook