Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 29
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'La gran estafa americana' - La tierra de las oportunidades

    Detrás de toda una fachada de ficciones y de realismo mágico abundan los grandes pecados capitales de las sociedades de los países del siglo XXI: políticos carismáticos, celebrities, belleza, dinero, mafias, corrupción o juego sucio… Llegar a los Estados Unidos e ir en busca del sueño americano, pisar la tierra prometida donde brotaran las oportunidades pero que siempre en las sombras reinan los 'trucos sucios' o el 'juego de adultos' es el alegato principal de David O. Russell para que sepamos diferenciar la ficción de la realidad.

    El cineasta ha sido uno de los directores más sobrevalorados de los últimos años. ‘The Fighter’ y ‘El lado bueno de las cosas’ fueron infladas por la crítica y recibieron numerosas nominaciones a distintos premios. La primera funcionaba como un buen drama familiar pero fracasaba como cinta de boxeo; mientras que la otra era una comedia romántica de lo más convencional. Sin embargo, lo que quedaba claro de estas películas era el excelente director de actores que es Russell, ya que lograba sacar lo mejor de cada uno de sus intérpretes, quienes hacían que la película este por encima de la nota media. Y si no que se lo digan a Jennifer Lawrence que consiguió el Oscar a la mejor actriz el pasado año por ‘El lado bueno de las cosas’ y a Christian Bale que hizo lo propio con la estatuilla a mejor actor de reparto por 'The fighter'. 

    ‘La gran estafa americana’ se nutre de la crème de la crème de Hollywood como Jennifer Lawrence (‘Los juegos del hambre’), Amy Adams (‘El hombre de acero’), Christian Bale (‘El caballero oscuro’), Bradley Cooper (‘R3sacón’), Jeremy Renner (‘Hansel y Gretel’), y hasta un muy secundario Robert de Niro (‘Luces Rojas’).

    La película, basada en hechos reales, cuenta la operación Abscam, que destapó un caso de corrupción político que afectó a varios congresistas e incluso un senador de EEUU a finales de los 70 y comienzos de los 80. Russell lo utiliza para representar una nueva farsa de un país que es mera imagen y siempre tiene una doble y contradictoria lectura. La propuesta en ese 'elaborado' peinado de Irving Rosenfeld (Bale) frente a la permanente de Richie DiMaso (Cooper) o esa lucha eterna de escotes de Sydney Prosser (Adams) y Rosalyn Rosenfeld (Lawrence), entre innumerables detalles para idealizar el mundo tenebroso y criminal de la mafia y política estadounidense.

    Los actores, nuevamente, hacen un trabajo formidable. Christian Bale, ofrece una de sus mejores interpretaciones de su carrera, impresionando una vez más con una increíble transformación física; la hermosa Amy Adams está muy bien en su sensual y engañoso personaje y regala más de un momento excitante; Bradley Cooper, tal vez el menos talentoso del elenco se defiende sin ningún problema; y Jennifer Lawrence , en un papel más secundario, da una actuación, esta vez, digna de un Oscar, con su problemático e inestable personaje.

    El mensaje de fondo de la película, es básicamente una crítica a las apariencias, la falsedad en las personas y en la sociedad. La mentira del sueño americano y la infelicidad que los individuos sienten respecto a las oportunidades y posibilidades que la vida entrega. A eso hay que agregar, la corrupción política, que se oculta y funciona detrás de las fachadas construidas y avaladas por la ciudadanía, que elige a sus autoridades, que poco o nada practican los valores de transparencia y la honestidad que requieren sus actos. La mentira, también presente en las relaciones de pareja, con amantes legitimados por la propia relación. Matrimonios destruidos, pero maquillados con lujos, elegantes vestidos, fiestas y excesos que, en este caso, los personajes usan para ocultar su realidad. La película destruye, una vez más, el sueño americano, y lo define sin tapujos, como la gran y verdadera estafa americana.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook