Blog 
Ópera Prima
RSS - Blog de Diego R. Moreno

El autor

Blog Ópera Prima - Diego R. Moreno

Diego R. Moreno

“Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos” - Heinrich Heine (1820)

Sobre este blog de Cine

O.P: En jerga cinematográfica, dícese de la primera obra de un director. Trata al cine con una visión personal y cercana, tanto el de cartelera como el ya pasado. Recomendando las películas de las carteleras y otras para ver en un día de estar en casa.


Archivo

  • 31
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Los últimos días' - Agorafobia

    Ante la situación caótica que reina en el mundo en esta época: una crisis que está desolando a la sociedad, la continúa amenaza de ataques entre países, y un sentimiento de desolación generalizada, cualquier excusa es buena para acercarnos un poco más al fin del mundo. De esto se trata al menos para un grupo de cineastas cuyas carreras están regidas principalmente por el leitmotiv del Apocalipsis. Entre ellos podemos encontrar al casi siempre destructivo Roland Emmerich, uno de sus máximos exponentes. Cuando éste director, de origen alemán, anuncia un nuevo proyecto, lejos de especularse de nimiedades como el reparto o el equipo técnico, lo normal es que la atención gire entorno cómo van a padecer los protagonistas su ira destructiva. ¿Será con una invasión extraterrestre como en ‘Independance Day’?, ¿con la llegada a la ciudad de un monstruo como ‘Godzilla’?, ¿catástrofes ambientales como los del ‘Día de Mañana’?, o, ¿por predicciones apocalípticas como en ‘2012’?

    La Tierra tampoco pueda respirar tranquila en presencia de los hermanos Pastor. Con ellos el planeta sufre una devastación más contundente. Echando un vistazo al currículum de dichos cineastas, encontramos que tanto en ‘Infectados’, su ópera prima, como en ‘Los últimos días' se sitúan en un período postapocalíptico, donde el globo terráqueo ha sido arrasado por una misteriosa enfermedad. El gran cataclismo ya se ha dado, pero parece que hay indicios de esperanzas para la humanidad.

    ‘Los últimos días’ nos lleva a una Barcelona de un futuro muy cercano. Una enfermedad llamada ‘’pánico’’ con tonos de agorafobia se ha apoderado de todo el mundo. En el momento que la enfermedad aceche, no quedará otra que quedar recluido en el edificio en el que te encontrabas en ese momento, ni siquiera salir con el coche te dará la oportunidad, sencillamente no puedes dar un paso al exterior. En la calle, el paisaje está presidido por edificios semiderruidos, negras humaredas que brotan del suelo y calles desiertas en las que los animales campan a sus anchas. Los seres humanos se han visto confinados a un angustioso encierro en las casas y oficinas que tan despreocupadamente ocupaban unos meses antes. Y como si hubieran mutado en sucios morlocks, quedan recluidos en un subsuelo que ahora se ha convertido en el único espacio común en el que, por supuesto, el conflicto más descarnado está a la orden del día.

    El principal problema de la cinta es que en diversos temas como son el traer o no una vida a un mundo en decadencia o el simple pero a la vez complejo ‘’¿Para que vivir?’’, se dejan entrever poco a lo largo de toda la odisea de Marc (Quim Gutiérrez, ‘Primos’) y su compañero Enrique (José Coronado, ‘No habrá paz para los malvados’). Un poco más de profundización hubiese aportado bastante al conjunto del filme, por lo que se desaprovecha la buena premisa existente.

    Aunque, dejando eso de lado, el principal aliciente es ver que una ciudad como Barcelona sea donde ocurren los hechos y no Nueva York o Los Ángeles, como tanto nos tienen acostumbrados. Desde la red de metro hasta su skyline ayuda a ver la Ciudad Condal bajo otra perspectiva, y aporta una dosis más de entretenimiento y diversión, si se conoce bien esta ciudad. Y si ese no fuera el caso, no deja de ser curioso cómo se han adaptado ciertos escenarios (teniendo en cuenta que aquí no se cuenta con los medios de Hollywood) y lo bien modificado digitalmente otros escenarios que no tienen nada que envidiar a muchas otras superproducciones que no dicen nada al público.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook